martes, 30 de agosto de 2016

En su propia trampa

En su propia trampa
El gobierno cubano ve tambalearse su poder absoluto en las urnas, y se
preocupa
Martes, agosto 30, 2016 | Leonardo Calvo Cardenas

LA HABANA, Cuba.- Un nuevo pulso oposición-represión tuvo lugar a lo
largo del pasado sábado 27 de agosto. Mientras los líderes y activistas
del proyecto Candidatos por el Cambio (CxC) se disponían a desarrollar
un programa de reuniones para fortalecer su estructura de redes de
conexión ciudadana destinadas a poner en la mayor tensión posible el
protagonismo cívico de los cubanos de a pie, las fuerzas combinadas de
la policía política y la Policía Nacional Revolucionaria (PNR)
respondieron con un intenso operativo caracterizado por los consabidas
amenazas, detenciones arbitrarias y presiones.

Los hechos

Días antes de los encuentros planificados por CxC un oficial de nombre
desechable (Diego), en "conversación" con Julio Aleaga y Juan Moreno,
los líderes del proyecto, realizó amenazas veladas contra los encuentros
planificados. Desde muy temprano en la mañana el sábado 27 la activista
Marlene Ricardo fue detenida en su domicilio y trasladada a la 11na
Unidad de la PNR donde el teniente coronel conocido como Camilo,
tristemente célebre por sus bajezas y abusos, fundamentalmente con las
mujeres, calumnió y amenazó a la señora Ricardo por sus actividades
opositoras y trató de chantajearla con aspectos sensibles de su vida
personal y familiar, tratando de presionarla para inducirla a colaborar
con la policía política.

Poco antes de las 8:00 a.m. el director de recursos humanos de CxC Juan
Moreno fue detenido en su domicilio de la barriada habanera de El
Vedado, donde debían realizarse las reuniones planificadas. Moreno fue
trasladado a la Unidad de la PNR de las calles Zapata y C en El Vedado,
donde también fue sometido a presiones y amenazas. Acto seguido el
oficial auto titulado como Diego visitó al señor Julio Aleaga en su
domicilio, a quien amenazó con otras detenciones, y además volvió a dar
muestra de la consabida deshonestidad de las fuerzas represivas al
brindar la información falsa sobre la supuesta presencia del señor
Moreno en la Unidad de la calle Aguilera en el municipio 10 de Octubre.

Durante la mañana de ese día la casa del señor Moreno fue sitiada por
efectivos policiales y autos patrulleros, quienes impidieron el paso de
todos los activistas que se acercaron al planificado lugar de reunión.
En el transcurso de la tarde fueron finalmente liberados los señores
Moreno y Marlene Ricardo.

La reproducción automática de los diseños represivos tradicionales
desacreditan de plano los argumentos y razones que sustentan la
intolerancia oficial. CxC, durante su trayectoria política y cívica ha
demostrado de manera inequívoca que su actividad no genera confrontación
ni inestabilidad.

Señales y trascendencias

CxC fundamenta sus diseños y acciones en la observancia estricta de los
fundamentos legales vigentes. Tanto la propuesta de tres decenas de
aspirantes, como la postulación de los dos candidatos que finalmente
obtuvieron alrededor del 20 % de los votos en el pasado proceso de
votación, el monitoreo extensivo de un numero apreciable de las pasadas
asambleas de rendición de cuentas de los delegados de base, la
participación de un grupo de activistas en la última sesión de la
Asamblea Provincial del Poder Popular de La Habana, la solicitud formal
de participación en la sesión ordinaria de la Asamblea Nacional, así
como el ejercicio de cuestionamiento directo a los delegados de
circunscripción se han verificado en consonancia con las normas
establecidas.

Sin embargo, la respuesta de las autoridades contiene el mismo nivel de
intolerancia y agresividad que ya conocemos, lo cual reafirma, una vez
más y de manera inequívoca,
la ausencia de voluntad de las autoridades de La Habana para convivir con la diferencia y la natural diversidad de la sociedad cubana, aunque esta se manifieste dentro de los marcos legales establecidos por esas malas normativas protectoras del absolutismo castrista.

Ante el accionar de CxC no tiene sentido hablar de macabras
conspiraciones y agresiones externas, los activistas y ciudadanos gozan
de total legitimidad para actuar con sus criterios y objetivos en los
marcos del sistema vigente, incluso si tienen la convicción profunda de
que este debe cambiar. Si el poder no puede convivir con la ruptura de
la apatía y con la recuperación del protagonismo cívico, entonces la
fuerza va quedando como su único argumento.

La realidad descrita y las reacciones oficiales dejan en evidencia a las
autoridades de La Habana. Tan seguros estaban de lo perfecto y eficaz
que resultaba su sistema de postulación pública a mano alzada, el cual
se alimentaba de la coerción política y el miedo inducido, que en más de
una ocasión personeros del régimen afirmaron que los opositores podían
intentar participar y legitimarse en el sistema vigente. Ahora que desde
la sociedad civil se asume el reto con evidentes resultados, la única
respuesta vuelve a ser la represión.

El desafío para CxC es enorme, pero en la medida en que logre extender
sus redes de articulación cívica, en la medida que logre convertir los
crecientes descontento y decepción de los ciudadanos en protagonismo y
compromiso ciudadano, los gobernantes cubanos quedaran presos de su
propia trampa, obligados a perseguir a ciudadanos poco conocidos y a
reprimir a quien actúa dentro de la ley. Cuando el espíritu soberano del
individuo renace no puede acallarse ni con terror ni con mentiras.

montesinos3788@gmail.com

Source: En su propia trampa | Cubanet -
https://www.cubanet.org/opiniones/en-su-propia-trampa-2/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada