jueves, 25 de agosto de 2016

Progresan los cambios en Cuba

Progresan los cambios en Cuba
Cada día el castrismo pasa más trabajo para mantenerse inamovible
Jueves, agosto 25, 2016 | Miriam Leiva

LA HABANA, Cuba.- Los cambios causan grandes riesgos para quienes los
ejecutan y son muy criticados por quienes mantuvieron la inercia, sobre
todo si se trata de los 50 años de la política del gobierno de Estados
Unidos hacia las autoridades de Cuba. Ciertamente la familia Castro y
sus acólitos ejercen el control absoluto sobre la vida de los cubanos,
pero cada día enfrentan mayores dificultades para mantener el
inmovilismo y el traspaso resulta ineludible por la razón de tiempo de vida.

El legado suave se ha complicado a Raúl Castro, heredero del poder en
julio de 2006, por la inoperancia de las medidas económicas aplicadas
con tantas limitaciones, lentitud y retrocesos que no han estimulado el
trabajo y han reforzado la convicción de los cubanos sobre la caída
libre en el foso, sin esperanzas de salvamento exterior. La sociedad
civil independiente tiene que procurar el apoyo popular con propuestas
de soluciones a los problemas cotidianos.

La obediencia de otros tiempos, cuando el Comandante exigía sacrificios
y ofrecía un futuro luminoso, se ha tornado descreimiento. La inercia,
la eterna espera y las esperanzas de huir hacia Estados Unidos
persisten, pero el ambiente social está cuajado de críticas más o menos
solapadas. Los cubanos comunes saben más que los economistas, pues ven
venir y padecen los efectos.

Los recortes de personal e insumos en los centros de trabajo, los cortes
de electricidad, mayores esperas y aglomeraciones para abordar el
transporte, las viandas y vegetales menos caras pero pocas y de baja
calidad, el desabastecimiento en las tiendas de venta en divisas,
ratifican que todo será peor el próximo año, cuando termine la llegada
de lo contratado en el extranjero. Las prioridades estarán en el
abastecimiento al turismo y los servicios sociales con proyecciones
propagandísticas hacia el exterior.

La presencia de Estados Unidos en Cuba está haciendo una gran diferencia
en la sociedad cubana. Desde 2009, las remesas comenzaron el
mejoramiento de la calidad de vida de una cantidad apreciable de
personas, y los visitantes cubanos en ambas direcciones unieron familias
y ampliaron los horizontes del saber.

Luego, los intercambios culturales, científicos, deportivos y la
admirada impronta de Barack Obama en 2015 horadaron el sistema
totalitario. La propaganda de que Estados Unidos solo haría una guerra
imperialista fue derrotada. El gobierno cubano no puede impedir la
influencia de valores norteamericanos con su reinterpretación de las
palabras del presidente, ni motivar a la población con las campañas por
el 90 cumpleaños de Fidel Castro, las declaraciones de dirigentes
políticos y celebraciones por las "Palabras de Fidel a los
Intelectuales" en 1961, la fundación de la Unión de Escritores y
Artistas de Cuba (UNEAC) o la Federación de Mujeres Cubanas (FMC).

La transición en las mentes y los corazones de los cubanos comenzó
imperceptiblemente hace años. El empoderamiento iniciado por el Papa
Juan Pablo II en 1998 progresa con gran fuerza por la nueva política de
la Administracion Obama, auxiliado por las promesas incumplidas y
cambios económicos fallidos del gobierno cubano.

El empuje de la política del Presidente Obama se aprecia en las asiduas
notas de prensa y reportajes en la televisión sobre conversaciones
oficiales, visitas de políticos, empresarios y celebridades como
Beyoncé y Madonna, las presentaciones en teatros y la Fábrica de Arte,
los conciertos multitudinarios de los Rolling Stones y otros artistas,
la gala del Ballet Royalty, organizada por el bailarín de cubano Rodrigo
Almarales con Improvedance de Cincinnati, y muchas actividades más.

Los cruceros, el hotel Sheraton en La Habana y los próximos vuelos
regulares de renombradas compañías norteamericanas son simbólicos y
auspiciosos. Mientras el comercio y las inversiones motivaron la avidez
inicial de los empresarios de Estados Unidos y los gobernantes de Cuba,
el impacto en la sociedad cubana está siendo más rápido. El acceso a
comunicación por Wi-fi, a pesar de sus limitaciones y alto costo, es
también su fruto.

Asimismo contribuyen los proyectos locales de colaboración, las
condonaciones de deudas, las actividades culturales y la afluencia de
turistas de países miembros de la Unión Europea que, junto a los
visitantes cubanoamericanos y estadounidenses, incrementan la necesidad
de otorgar mayores permisos a las actividades por cuenta propia en la
renta de alojamientos y la oferta de servicios, que contribuyen a la
recuperación y florecimiento de pueblos y regiones como Remedios, Sancti
Spítitus, Trinidad y otros. El Período Especial iniciado en la década de
1990 impuso la apertura al turismo, su actual revitalización por iguales
causas económicas podría resultar positiva para la expansión social.

El Partido Comunista continúa controlando mediante la permanente
vigilancia de los Comités de Defensa de la Revolución, los informantes y
los órganos de la Seguridad del Estado. Las expresiones contestatarias y
de calle son reprimidas. Como siempre, los cubanos tienen que "luchar"
para sobrevivir económicamente, por lo que evitan las implicaciones
políticas. En ese contexto, el apoyo popular a la sociedad civil
independiente es difícil de lograr, pero se incrementan las
posibilidades de nutrirse del creciente descontento para avanzar en el
camino a la participación ciudadana en la política y la economía. Para
logarlo, la oposición debería realizar propuestas que contribuyan a
solucionar de los problemas de la vida cotidiana de los ciudadanos y las
comunidades.

Source: Progresan los cambios en Cuba | Cubanet -
https://www.cubanet.org/opiniones/progresan-los-cambios-en-cuba/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada