miércoles, 21 de septiembre de 2016

Diplomacia cubana se enfoca al Lejano Oriente

Diplomacia cubana se enfoca al Lejano Oriente
septiembre 20, 2016
Agencias

Un análisis de la agencia española EFE asegura que las inminentes
visitas a Cuba de los primeros ministros de China y Japón ilustran el
renovado interés que despierta la isla caribeña en Asia.
Las inminentes visitas a Cuba de los primeros ministros de China y Japón
ilustran el renovado interés que despierta la isla caribeña en Asia,
cuya primera potencia ya es uno de los principales aliados económicos de
la isla, un tren al que Tokio podría subirse en breve.

Con el aterrizaje en Cuba del mandatario nipón, Shinzo Abe, previsto
para última hora del jueves, se abrirá un capítulo en la relación
bilateral La Habana-Tokio, al ser la primera visita de un primer
ministro japonés a la isla comunista.

La llegada de Abe, propiciada por su asistencia en Nueva York a la
Asamblea de la ONU, sigue al viaje en mayo del 2015 de su ministro de
Exteriores, Fumio Kishida, quien ya avanzó el interés en estrechar la
cooperación con Cuba pocos meses después de que se anunciara el deshielo
diplomático con Estados Unidos.

Como en otros países, el proceso de normalización de relaciones con EEUU
y la dinamización de la economía cubana a raíz de las reformas
introducidas por Raúl Castro han suscitado un nuevo interés de Japón por
Cuba, con la que hasta ahora el principal lazo era la cooperación al
desarrollo.

El hecho de que el deshielo esté siendo más lento de lo esperado, con el
bloqueo todavía en pie y la incertidumbre de las próximas elecciones
presidenciales en EEUU, hace que un posible despliegue de un potente
socio como Japón en Cuba cobre mayor importancia por el oxígeno que
supone para la economía insular.

Pero la presencia del "premier" nipón supone mucho más, porque Cuba es
un país en el que, a nivel diplomático, no son las buenas intenciones
sino los hechos los que abren puertas, y una visita al más alto nivel es
un gesto rotundo del interés de Japón en mejorar y reforzar los lazos
bilaterales.

La llegada de Abe viene precedida de otro gesto importante rubricado
esta semana: la regularización y reestructuración de la deuda bilateral
a medio y largo plazo, en el marco del convenio multilateral entre Cuba
y los países acreedores del Club de París.

La prensa japonesa, al hilo de este viaje, había aventurado una posible
condonación de dos tercios de la deuda de La Habana con Tokio, aunque
finalmente se ha optado por la reestructuración.

Una condonación habría supuesto que Japón perdonara a Cuba unos 120.000
millones de yenes (unos 1.038 millones de euros o 1.165
millones de dólares).

Además, la prensa nipona ha adelantado que Abe ofrecerá el suministro de
equipos médicos como ayuda oficial al desarrollo, con vistas a la futura
exportación de ese tipo de tecnología, y un acuerdo de formación de
especialistas médicos.

La presencia de Shinzo Abe allana el camino a las empresas japonesas que
busquen establecer inversiones en Cuba, donde turismo e infraestructura
son otras áreas que su país podría explorar a partir de este hito.

Aún con este espaldarazo diplomático, la relación de Japón con Cuba
queda lejos de la que la mayor de las Antillas tiene con China, segundo
socio comercial de La Habana tras Venezuela y "hermano" ideológico por
vía del comunismo.

El primer ministro chino, Li Keqiang, llegará en los próximos días a
Cuba, en un viaje confirmado pero con fechas aún no divulgadas.

El sólido vínculo, que cumple 56 años en 2016, quedó escenificado en
julio de 2014, cuando el presidente chino, Xi Jinping, visitó la isla,
se reunió con los hermanos Castro y rubricó una treintena de acuerdos
para impulsar la relación bilateral "a nuevas alturas".

China y Cuba están "unidos estrechamente por las mismas visiones,
ideales y metas de lucha", sostuvo entonces Jinping.

Ya en 2004 y 2008 su antecesor, Hu Jintao, había cursado visitas a Cuba.
En cifras, la relación China-Cuba se tradujo en los primeros nueve meses
de 2015 -últimas cifras oficiales disponibles- en un intercambio por
1.596 millones de dólares, para un crecimiento de casi el 57 % respecto
a 2014.

Durante la visita de Jinping se concretaron dos líneas de créditos por
parte del gigante asiático a la isla, una libre de interés y la otra con
destino a la construcción de una terminal "multipropósito" en Santiago
de Cuba (sureste).

También hubo acuerdos para el suministro de níquel cubano a China, así
como su participación en proyectos del sector petrolero de la isla y
colaboración en las áreas de salud, biotecnología, educación,
agricultura, energías renovables, turismo e industria, entre otras.

También desde Asia, Vietnam mantiene su apuesta por Cuba, según quedó de
manifiesto este mes en un foro bilateral en La Habana al que asistió el
ministro vietnamita de Planificación e Inversiones y en el que se
avanzaron futuras colaboraciones en sectores estratégicos de la isla
como industria y energías renovables.

Cuando se cumple un año de la visita oficial a Cuba del presidente de
ese país, Truong Tan Sang, Vietnam se mantiene como segundo socio
asiático de la isla, con un comercio bilateral que en los últimos años
ha superado los 500 millones de dólares anuales.

Source: Diplomacia cubana se enfoca al Lejano Oriente -
http://www.martinoticias.com/a/diplomacia-cubana-se-enfoca-ahora-al-lejano-oriente/130208.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada