jueves, 8 de septiembre de 2016

Ley complicada, trampa fácil

Ley complicada, trampa fácil
REINALDO ESCOBAR, La Habana | Septiembre 08, 2016

La noticia de que a partir del próximo mes de octubre se aplicarán
impuestos sobre Ingresos Personales y se introducirá la Contribución
Especial a la Seguridad Social ha traído inquietudes de todo tipo entre
los trabajadores del sistema empresarial estatal cubano.

Prejuicios sólidamente cimentados por la tradición y la experiencia
personal hacen temer que, cuanto menos comprensible resulte una medida,
más posibilidades hay que se cometan errores y, desde luego,
injusticias. La queja más extendida consiste en que el salario no
alcanza para vivir y cualquier descuento se traduce en la pérdida de
beneficios vitales, entiéndase alimentos o insumos para la higiene
personal de la familia.

El argumento esgrimido por Meisi Bolaños Weis, viceministra del
Ministerio de Finanzas y Precios de que gracias a esta contribución "se
recibirá un beneficio directo o indirecto a mediano y/o corto plazos, a
través del Sistema de Seguridad Social", no satisface a quienes hasta
ahora han apostado a trabajar más para recibir beneficios directos de
forma inmediata.

La Contribución Especial a la Seguridad Social (CESS) consiste en un
tipo impositivo fijo del 5%. La aportarán todos aquellos que trabajan en
el sistema empresarial estatal que obtengan en un mes un salario
superior a 500 pesos siempre que en ese monto incida uno de los
siguientes conceptos: a) pago adicional del presupuesto empresarial, b)
aplicación del pago por rendimiento, o c) distribución de utilidades
como estímulo por la eficiencia empresarial.

Cualquiera que tenga una calculadora a mano se dará cuenta de que un
trabajador al que en un mes le corresponda devengar 501 pesos, solo
recibirá 474,95 al aplicársele un descuento del 5% o, lo que es igual,
que a causa de recibir un peso más por encima de 500, perdió 25,05. En
el caso de que hubiera recibido 525, obtendrá 474 pesos y habrá perdido
26,25.

Obviamente los asalariados cubanos estarán atentos de no superar su
salario en estos rangos porque, paradójicamente a partir de ahora, para
echar 500 pesos en el bolsillo deberán ganar al menos 535.

En el caso del otro tributo sobre los ingreso personales (IsIP),
dispuesto en la Ley 113 del Sistema Tributario, lo que se recaude
nutrirá los presupuestos del municipio donde esté enclavada la empresa
para el sostenimiento de los servicios de salud, educación, alumbrado
público y otros.

De esta manera, si el trabajador no vive en el municipio donde radica su
centro de trabajo, como es habitual sobre todo en La Habana, no se
beneficiará directamente de su contribución. No disfrutará de las
mejoras en la infraestructura y los servicios locales que ha ayudado a
costear.

Según las cifras oficiales, el salario medio en el sector empresarial
estatal ronda los 779 pesos, pero el IsIP solo se aplicará a quienes
perciban aproximadamente el triple de esta cifra, o sea a partir de
2.500 pesos pagarán el 3%, y quienes superen los 5.000 aportarán el 5%.
Todos estos contribuyentes estarán sujetos, además, a que se les
descuente el 5% adicional para aportar a la CESS.

Resulta llamativo que la aplicación del cobro de estos nuevos tributos
no aparece reflejada de forma explícita en los lineamientos del VII
congreso del Partido, donde la mención al tema se limita a generalidades
referidas a perfeccionar el sistema tributario.

Ya todo el mundo está sacando cuentas, porque el trabajo del presente
mes se verá reflejado en el próximo cobro de octubre, que será cuando se
podrán percibir las afectaciones. La única buena noticia es que para
pagar no habrá que inscribirse en ningún sitio como contribuyente ni
hacer una cola en un banco, sino que gentilmente la empresa que paga al
trabajador descontará lo que corresponda el día del cobro.

La emblemática capacidad cubana de encontrar una trampa a cada nueva ley
será puesta a prueba con esta nueva disposición.

Source: Ley complicada, trampa fácil -
http://www.14ymedio.com/opinion/Ley-complicada-trampa-facil_0_2068593122.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada