martes, 20 de septiembre de 2016

Una isla sin peces

Una isla sin peces
MANUEL ALEJANDRO LEÓN VELÁZQUEZ | Guantánamo | 20 de Septiembre de 2016
- 08:58 CEST.

Apenas se vende pescado de mar en las pescaderías cubanas.

Aun cuando Cuba es una isla, residentes de la más oriental de las
provincias cubanas se ven privados del disfrute de una dieta que incluya
pescado.

Las pescaderías estatales venden irregularmente, lo que se conoce como
troncho de claria o, lo que es lo mismo, pez gato. No obstante, la
opinión popular revela que el suministro es pobre y por tanto no suple
la demanda.

"Las pescaderías casi siempre están vacías o cerradas y cuando traen
algo nadie alcanza. Además de eso, nunca traen pescado de mar, solo
troncho de claria", alega un ama de casa de 57 años de edad.

En los locales mencionados se comercializa, además de ese producto, masa
de jaiba y croquetas de pescado, pero como refiere el anciano jubilado
Ángel Moya, este último producto crea más inconvenientes que el pescado.

"La única forma de consumo de esas croquetas es friéndola, y el aceite
también escasea en la cocina de cualquier cubano. Además, cuando la
tienes más de un día en el refrigerador, comienza a descomponerse", comenta.

Una entrevista al administrador de una de las pescaderías de la ciudad,
que pidió declarar bajo anonimato, arrojó que las irregularidades en el
abasto de pescado se debe al frecuente incumplimiento del plan de
entrega del producto por parte de la Empresa de la Pesca en la
provincia. Comentó que los pescadores deben entregar de cinco a diez
kilogramos de pescado cada vez que salen a la captura, en dependencia de
la zona en que la practiquen, de lo contrario se les prohíbe continuar
en su labor o les aplican cuantiosas multas.

En el caso de una dependiente de otra unidad comercializadora de
pescado, su testimonio habla de tiempos todavía peores que se avecinan.

"No sé quién está incumpliendo con la entrega de mercancías y además mi
trabajo es despachar lo que me pongan en la nevera. Lo que si te puedo
asegurar es que si en estos momentos hay poco pescado, a partir de ahora
aparecerá menos porque si te puedes dar cuenta, está aumentando el
turismo y supongo que tienen prioridad", refirió.

Por su parte, Yanisleidis González, trabajadora en el sector no estatal,
comenta sobre la importancia de este producto en la dieta no solo de los
adultos, sino también para niños enfermizos como el suyo.

"Siempre tengo que llevarlo a consultas donde me explican sobre la
importancia de una dieta balanceada que también incluya pescado. Pero
una libra de pescado en la calle que es donde único lo puedes encontrar,
cuesta más de 25 pesos cubanos dependiendo del tipo de pescado que sea.
Yo era maestra y me vi obligada a abandonar mi carrera y dedicarme a
trabajos particulares para sostener a mi familia, pues el salario no
era suficiente y, para ser sincera, comer pescado es un lujo en este
país", asevera esta joven madre.

En el mercado negro, el pescado llega a costar hasta 30 pesos por libra
y se vende entero, por lo que, según los consumidores, un ejemplar
adecuado para una cena familiar debe tener no menos de cinco libras, lo
que equivale a un total de 150 pesos en moneda nacional, aproximadamente
el 50% del salario promedio de un obrero.

Al respecto, una trabajadora de Comercio comenta sobre la posible
solución a este dilema.

"Las autoridades gubernamentales deberían meditar sobre este tema y
tener en cuenta el abasto de pescado y mariscos a las pescaderías, y no
solo a las instalaciones turísticas. Yo tengo familia en Baracoa y me
dicen que la pesca ha sido incluida entre las modalidades del trabajo
por cuenta propia, pero en vez de destinar la mercancía de los
pescadores para surtir los puestos de venta estatales, pasan al plan de
entrega para el Ministerio del Turismo y eso hace que los cubanos no
tengan a su disposición pescado ninguno."

Y concluye: "Parece mentira que estando rodeados de mar no haya pescado
en Cuba".

Source: Una isla sin peces | Diario de Cuba -
http://www.diariodecuba.com/cuba/1474354717_25398.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada