sábado, 22 de octubre de 2016

Ofertas por catálogo, sustitutas de la venta 'ilegal' de ropa importada

Ofertas por catálogo, sustitutas de la venta 'ilegal' de ropa importada
MARÍA MATIENZO PUERTO | La Habana | 22 de Octubre de 2016 - 10:13 CEST.

Algunos comerciantes que antes se dedicaban a importar ropa y venderla
en tenderetes han encontrado una forma de continuar con el negocio:
servir a sus clientes "por encargo".

El Gobierno prohibió a finales de 2013 la venta privada de ropa
importada alegando que transgredía los límites de lo permitido dentro de
la licencia de "modisto" o "sastre" para trabajar por cuenta propia.
Pero la nueva fórmula, que utiliza catálogos extranjeros, parece más
difícil de perseguir y es más lucrativa.

Los vendedores que se dedican al negocio en La Habana muestran a sus
clientes los catálogos con los precios reales cuidadosamente tachados.
Al lado de cada pieza ponen el precio que se ajusta a la realidad
cubana: casi el doble del original.

"Ahora nos es hasta más rentable, los precios son más altos y corremos
menos riesgos en la Aduana", dice Diana, y prefiere no dar demasiados
detalles porque teme que las autoridades "se pongan para eso".

La madre de Diana viaja con frecuencia a Panamá y allí compra lo que sus
clientes, viejos y nuevos, le encargan en Cuba. En estos momentos está
de viaje. Diana dice que ahora las multas en la Aduana son "menos
feroces" porque "¿quién dice que la ropa que trae no es para ella misma?
Aunque a veces, para salir rápido, si viene muy cargada, afloja algo, tú
sabes".

"Yo me compré una Pandora que me costó 72 CUC y me la trajeron con el
certifico de autenticidad y todo", dice una clienta y se refiere a una
manilla tejida con filigranas de plata a la cual se le van agregando
aditamentos de plata o de oro en forma de corazones, conejos, perros,
figuras geométricas y flores, según el gusto del consumidor.

"Cada pieza que le puse me costó entre 12 y 25 CUC. Pero después
descubrí que aquí mismo, en la tienda de la calle Zapata que la gente
dice que es de Victoria's Secret, me podían haber costado la mitad e,
igual, son auténticas", agrega.

Las piezas de Pandora que oferta en estos momentos esa tienda son de 30
CUC, aunque el dependiente asegura que se pueden encontrar manillas de
hasta 120 CUC.

Uno de los catálogos más populares en la ciudad es el de zapatos de la
marca Terra, con sus colecciones de primavera, verano, otoño e invierno.

"A mi gym llevaron de todo, lo mismo para jovencitas que para mujeres
como yo, entraditas en edad. Había ofertas de tres pares de alpargatas
por 66 CUC, o de tres pares de sandalias por 60 CUC, o un par de botas
de piel por 50 CUC. Yo saco mi cuenta y me digo que, aunque es muy caro,
para mí siempre vale la pena comprar así, porque a veces uno va a la
tienda y lo que encuentra da grima e igual es caro", dice Yamila.
"Aunque, de madre, esta gente nos está sacando del lomo el precio del
pasaje y hasta el café que se toman cuando van a Panamá o a cualquier
otro lugar donde no podemos ir el resto".

"Me acuerdo de que, cuando yo era niña, esto mismo lo hacían los rusos,
contrabandeaban ropa y así nos vestíamos un poquito mejor. Es el cuento
de nunca acabar", añade.

Esta no es una compra que pueda hacer con frecuencia el cubano promedio,
pero la mayoría de los entrevistados agradece de alguna manera tener una
opción más para comprarse algo de calidad o poder hacer un "buen regalo"
de vez en cuando o "al menos una vez al año".

Nancy reúne para, a fin de año, comprarse "la percha completa". Sin
embargo, esta manera de comercializar se circunscribe a barrios donde
los vendedores creen que pueda circular más dinero. A lugares como
Alamar o Guanabacoa no han llegado los catálogos.

Hebert trabaja en La Habana Vieja y dice que este nuevo tipo de
comerciantes va a su negocio. "La primera vez me compré un pullover de
la marca mexicana 'Cuidado con el perro' y ese mismo día encargué un par
de cosas más. Esa mujer siempre tiene algo y te brinda además el
servicio de traerte lo que quieras".

"Hay también algunas tiendas particulares que venden ropa supuestamente
hecha en casa y te das cuenta de que la calidad es industrial", dice
Hebert. "Pero prefiero no señalarlas porque, si se joden esos negocios,
nos jodemos todos, terminamos con la mierda que venden en las tiendas
cubanas, o sea, con pullover de rayas, como los chivatones".

Source: Ofertas por catálogo, sustitutas de la venta 'ilegal' de ropa
importada | Diario de Cuba -
http://www.diariodecuba.com/cuba/1477083087_26181.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada