domingo, 20 de noviembre de 2016

Quién le rinde cuentas a quién?

¿Quién le rinde cuentas a quién?
JORGE ENRIQUE RODRÍGUEZ | La Habana | 20 de Noviembre de 2016 - 08:48 CET.

Las "Asambleas de Rendición de Cuentas del Poder Popular" se han
convertido en un escenario en el que "el Estado se convierte en juez".
Esta es la opinión de ciudadanos que, como Rafael Suárez, afirman que
décadas atrás "estas reuniones se realizaban para que las autoridades
rindieran cuentas ante el pueblo y no a la inversa, como sucede
actualmente".

DIARIO DE CUBA asistió a varias reuniones del actual ciclo en La Habana,
que tuvieron como denominador común la poca asistencia de vecinos, la
breve duración y la escasa presencia de jóvenes.

"Es lamentable, pero la gente ya no cree en estas asambleas como vía
para plantear o dar soluciones a las problemáticas del barrio", expresó
Enrique Arce, vecino del Cerro. "20 o 30 personas no representan
siquiera la mitad de un CDR, ni tampoco el espectro de problemas que
afectan a nuestras comunidades. Esto indica la poca confianza de los
electores en los órganos del Poder Popular".

A los jóvenes "poco nos interesa participar en reuniones donde no se
debaten los verdaderos conflictos que dañan al barrio", dijeron Reynol y
Luz María, una pareja que reside en Marianao.

"Qué confianza puede tener un joven, y casi puedo hablar por la mayoría,
cuando escucha en estas asambleas los mismos problemas de hace 20 años",
dijo Luz María.

"¿De verdad alguien cree que los tantos problemas que afectan a los
barrios desfavorecidos se pueden abordar o debatir en apenas 45
minutos?", preguntó Reynol. "Es lógico que siempre es mejor la
telenovela que ver 'llover sobre mojado'".

En localidades como Centro Habana y La Habana Vieja la presencia de
funcionarios de la Oficina Nacional de Administración Tributaria (ONAT)
convirtió las asambleas de rendición de cuentas "en sesiones de
advertencias a los cuentapropistas", criticó Lourdes Jiménez quien dice
haber participado en la reunión de su barrio "de lejitos, porque ni
ganas da de acercarse".

"A la ONAT se le preguntó si el dinero que se recauda por impuestos se
podría utilizar para arreglar las calles, el alumbrado público y
garantizar la recogida de escombros y basura. Pero no respondieron nada
al respecto, solo se dedicaron a denunciar las ilegalidades de los
trabajadores por cuenta propia", añadió Jiménez.

Los viejos problemas y la mismas respuestas

Entre los problemas comunes planteados en las asambleas de barrios "en
transformación", fórmula que utiliza el Gobierno para evitar llamarlos
"desfavorecidos", sobresalieron los relacionados con la vivienda, la
indisciplina social, el estado deplorable de calles y espacios públicos,
vertederos de basura y salideros de aguas albañales.

"Los viejos problemas de siempre y las mismas respuestas de siempre:
'compañeros, para el Partido es una prioridad la solución de sus
problemas'", relató Margarita Díaz, vecina de La Lisa.

"La paciencia también se agota. Creo que debería dejar de llamarse
'rendición de cuentas' porque es un hecho que el Estado no rinde cuentas
a nadie, solo anuncia, acusa y convoca al sacrificio", añadió.

"Es verdad que la indisciplina social campea por su respeto en nuestras
barriadas, pero qué opciones tienen los jóvenes en su tiempo libre, qué
opciones de empleo existen para mantenerlos ocupados", preguntó.

En las asambleas visitadas primó el reclamo de la presencia de
funcionarios de las direcciones municipales de Vivienda y de
Planificación Física. Ciudadanos del municipio 10 de Octubre, una
localidad con alto índice de inmuebles en mal estado, se quejaron en sus
reuniones de las trabas de los organismos para otorgar los subsidios de
construcción o reparación de viviendas.

"Si de verdad el Estado va a rendir cuentas, entonces tienen que estar
presentes en cada asamblea los dirigentes de organismos implicados en
los problemas que nos afectan; de lo contrario, no tiene sentido
participar de nada", opinó Heriberto Núñez.

"La única manera de solucionar algo en este país —añadió su esposa,
Marta— es que los dirigentes dejen de ser demagogos y que el Partido
permita a los ciudadanos la posibilidad de mejorar sus vidas y su entorno".

"El Poder Popular no tiene tal poder, y ahí están como evidencia el mal
estado de nuestras casas, escuelas, hospitales, parques", señaló.

En Arroyo Naranjo, las asambleas comenzaron con un informe de la
delegada regional del Poder Popular previo a los planteamientos de los
vecinos.

"La delegada afirmó que el Estado hace su mayor esfuerzo para asumir las
'tareas de choque'", dijo Fernando, quien reside en el Reparto Eléctrico.

"Es irrespetuoso decirle a un elector que solucionar problemas viejos es
una tarea de choque", fustigó. "Ahora quieren congraciarse con el tema
de que pronto tendremos WiFi, pero el sentir de todos es que este
reparto está abandonado por aquellos mismos que deben representarnos".

Source: ¿Quién le rinde cuentas a quién? | Diario de Cuba -
http://www.diariodecuba.com/cuba/1479510887_26843.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada