miércoles, 5 de octubre de 2016

Matthew “benévolo” con Cuba

Matthew "benévolo" con Cuba
Los efectos del poderoso huracán fueron menores de lo esperado, aunque
el fenómeno causó serios estragos en la provincia de Guantánamo
martes, 4 de octubre de 2016 - 3:20 PM
Actualizado en: martes, 4 de octubre de 2016 - 8:41 PM
Por Benjamín Morales Meléndez / Especial ELNUEVODIA.COM

SANTIAGO DE CUBA - Los peores pronósticos, que daban a un huracán
categoría cuatro prácticamente cortando por el medio el oriente de Cuba,
no se dieron y el huracán Matthew tocó tierra cubana justo en la punta
donde acaba la isla por el este, para dejar una estela de destrucción en
la provincia de Guantánamo, pero provocar respiro en el resto del país.

El huracán categoría cuatro entró a las 6:00 p.m. por la zona de Punta
Caleta, justo en el extremo sureste del país, el lugar por donde menos
daño podía hacer el fenómeno atmosférico, cuyo giro más al norte tras
destruir el sur de Haití salvó a Cuba del impacto directo de vientos
huracanados en al menos cinco de sus provincias orientales.

"Se pronostica que el centro de Matthew penetre en territorio cubano por
las inmediaciones de Punta Caleta costa sur de Guantánamo… para salir al
mar por un punto cercano a Bahía de Mata, al este de Baracoa, poco
después de las nueve de la noche de hoy", informó el Instituto de
Meteorólogo de Cuba (Insmet), un anuncio desgraciado para los
guantanameros, pero que dio un respiro al resto del país y las
provincias vecinas, como la segunda ciudad del país, Santiago de Cuba.

El huracán tardaría en salir unas tres horas de Cuba, pues marchaba a
una velocidad de nueve millas por hora.

El Insmet indicó que el mayor problema para el resto de las provincias
orientales será la lluvia, que podría seguir impactando al país.

Otro punto importante son las marejadas.

"Habrá fuertes marejadas en ambos litorales orientales, con inundaciones
costeras fuertes en la costa sur oriental. Con el impacto de Matthew en
la costa sur de Guantánamo se producirá una sobreelevación del mar de 5
metros, con olas entre 8 y 10 metros", dijo el Insmet cuando alertó de
la entrada del ojo del huracán.

"A la salida del mismo por un punto de la costa norte de Guantánamo, se
espera tenga una sobre elevación del mar entre 3 y 4 metros con olas
entre 6-8 metros. En la costa norte de Guantánamo y Holguín, se están
produciendo inundaciones costeras las que llegarán a ser fuertes",
informó el organismo gubernamental.

El pueblo de Baracoa, un enclave de alto valor histórico y turístico en
Cuba, ha sido el que peor saldo se ha llevado. Inundaciones, marejadas y
accesos bloqueados ha sido lo que Matthew ha dejado en la zona, muy
querida por los cubanos, pues fue el primer enclave poblacional creado
en el país por los españoles.

Varios pueblos cercanos también quedaron incomunicados, bien sea por las
lluvias o por las marejadas del ciclón. Algunas de las principales rutas
por carretera hacia Guantánamo quedaron cortadas y también se
registraron daños en las redes eléctrica y de fibra óptica.

El giro en la trayectoria de Matthew provocó un alivio evidente en la
población. El meteorólogo de la Televisión Cubana, José Rubiera, quien
es todo un personaje y autoridad en el tema del clima en Cuba, calificó
de "buena noticia" el cambio de ruta del huracán.

"Gracias a Dios que no pasó lo peor. Claro, la gente de Guantánamo son
nuestros hermanos y los vamos a ayudar a recuperarse, pero no niego que
me alivia un poco que no pasó por acá", dijo a El Nuevo Día el
santiaguero Gabriel Ordóñez mientras caminaba entre leves ráfagas de
vientos de tormenta tropical.

No sólo los cubanos respiraron al saber que el fenómeno se alejaba sin
causar el daño estimado desde los orígenes.

"Estaba muy asustada. Nunca había visto algo así y sentí mucho alivio
cuando me dijeron que ya no pasaba por acá. Qué bien que no destruyó la
ciudad", dijo Christine Smith, una estudiante canadiense que está de
intercambio en Santiago de Cuba y que aprovechó la noche para, ante la
mejoría del pronóstico, jugar "frisbee" con sus amigos en la calle.

El giro en la trayectoria también salvó a Cuba de recibir en su
territorio la parte oriental del sistema, la más fuerte y la cual le
pegó durísimo a Haití y República Dominicana.

Quizás, para aquellos que creen en esas cosas, algo tuvo que influir la
fuerza de "Orula", cuyo día es precisamente el 4 de octubre, el mismo en
que Matthew, el huracán más poderoso que toca el Caribe desde el 2007,
debía llegar a destrozar Cuba, pero decidió sólo darle un golpe duro, no
un recto de nocaut.

Source: Matthew "benévolo" con Cuba | El Nuevo Día -
http://www.elnuevodia.com/noticias/internacionales/nota/matthewbenevoloconcuba-2247960/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada