martes, 2 de septiembre de 2014

No ha probado con cianuro… General?

¿No ha probado con cianuro… General?
YOANI SÁNCHEZ, La Habana | Septiembre 01, 2014

Hoy es el día cero, la fecha fatídica, el momento en que la Aduana
General de la República pone en vigor sus nuevas restricciones para la
importación no comercial. La medida me ha hecho recordar un viejo chiste
que circulaba en los años noventa y que aún sigue vigente. En aquella
historia humorística, un periodista extranjero entrevistaba a Fidel
Castro y éste enumeraba todos los obstáculos que habíamos sorteado. "El
pueblo cubano ha sobrevivido al colapso del transporte, la crisis
alimentaria y los cortes eléctricos", decía con orgullo el delirante
político. El reportero lo interrumpía y preguntaba: "¿Y no ha probado
con cianuro, Comandante?"

Han pasado casi dos décadas y se nos siguen imponiendo límites y
prohibiciones incompatibles con el desarrollo y con la vida. Como si en
este laboratorio social se quiera probar cuánto le pueden quitar a los
conejillos de Indias –que somos nosotros– para que sigamos respirando,
aplaudiendo, aceptando. El nuevo experimento viene no con forma de
jeringuilla, sino a través de las normas aduaneras que rigen el equipaje
de cada viajero. Medidas que se tomaron sin antes haber permitido la
importación comercial que favorezca al sector privado. Como si en la
cerrada caja de cristal donde estamos atrapados, nos estuvieran cortando
el oxígeno... para mirar desde el otro lado del vidrio cuánto aguantamos.

¿No ha probado con cianuro, Comandante? Me resuena en la cabeza mientras
leo el " libro verde" con los nuevos precios y límites para importar
desde una máquina de afeitar hasta pañales desechables. Las cobayas, sin
embargo, no nos hemos quedado tranquilas y calladas, como tantas veces
anteriores. La gente se queja, y con razón, de la asfixia que estas
restricciones representan para el trabajo por cuenta propia y la
economía doméstica. Todos están molestos. Los que reciben paquetería
desde el extranjero y los que no, porque algo de esos cubitos de sopa
concentrada o de la crema contra los dolores de reuma terminaba llegando
a sus manos a través del mercado ilegal o de la solidaridad de un amigo.

La razón no es un cromosoma alterado, sino un sistema que no ha sabido
mantener un suministro estable y de calidad de casi ningún producto...
como no sea los enlatados de ideología y la insípida papilla del culto a
la personalidad
No es que los cubanos tengamos una genética particular para acumular
cosas y echemos –por pura neurosis– en nuestras maletas desde papel
sanitario y pasta dental hasta bombillos incandescentes. La razón no es
un cromosoma alterado, sino un sistema que no ha sabido mantener un
suministro estable y de calidad de casi ningún producto... como no sea
los enlatados de ideología y la insípida papilla del culto a la
personalidad. Mientras los estantes de las tiendas estén vacíos o con
mercancía de pésima factura y precios estratosféricos, tendremos que
traer de afuera lo que no hay aquí. Una ley de importación comercial era
lo que necesitábamos y no que la cuchilla de las restricciones aduaneras
cayera con más fuerza sobre nosotros.

Las medidas que han entrado en vigor evidencian aún más el divorcio
entre la clase gobernante cubana y la realidad del pueblo. ¡Cómo se ve
que en sus mansiones no faltan los recursos, los alimentos ni los
productos importados! Ellos, claro está, no necesitan traerlos en sus
bolsos de viaje. Para abastecerse echan mano del Ministerio de Comercio
Exterior, de los containers oficiales que atracan en nuestros puertos y
de una red de traslado que les lleva desde el cloro para las piscinas
hasta los quesos franceses a la puerta de sus propias casas. A ellos las
normas aduaneras no los afectan, porque sus lujos no pagan exceso de
equipaje, ni son evaluados como misceláneas, menaje de casa o alimentos.
Ellos viven al margen de la ley y nos miran encerrados en el grueso
cristal del laboratorio que construyeron para nosotros.

¿No ha probado con cianuro... General? Quizás sería más rápido e indoloro.

Source: ¿No ha probado con cianuro… General? -
http://www.14ymedio.com/opinion/opinion-aduana-restricciones_0_1625837408.html

Marina Silva, una candidata incómoda para el oficialismo cubano

Marina Silva, una candidata incómoda para el oficialismo cubano
VÍCTOR ARIEL GONZÁLEZ, La Habana | Septiembre 01, 2014

Marina Silva, candidata a la presidencia de Brasil, está siendo
duramente criticada por la prensa oficial cubana. La principal
competidora que enfrenta la reelección de Dilma Roussef posee "un
programa de gobierno inviable" y "una trayectoria política llena de
paradojas", afirmó este lunes Cristina Escobar, la nueva comentarista
estrella de la televisión nacional.

"Marina tiene muchas incoherencias", añadió en tono familiar la
periodista encargada de arremeter contra Silva en el noticiario
matutino. La nueva figura política de Brasil, descrita como una simple
excatólica conservadora, ha cometido el pecado -imperdonable, según el
evangelio castrista- de hacer "felices" a los mercados financieros con
su discurso. Incluso mantiene vínculos con la familia "dueña del banco
privado más grande de Brasil". ¡Horror!

Sin embargo, los números indican que no solo el sector empresarial cree
que Silva pueda hacerlo mejor que Roussef. La candidata por el Partido
Socialista ha tenido un ascenso explosivo en la intención de votos,
precisamente en un país donde viven muchos pobres. Le ha bastado con un
par de semanas para debutar como líder de campaña y alcanzar a la actual
mandataria, aspirante por el Partido de los Trabajadores (PT), que busca
permanecer en el poder al menos por otro período.

Según varios sondeos, la populista Dilma Roussef sería derrotada en las
próximas elecciones. Al parecer su gestión ha estado por debajo del
nivel de su predecesor, el expresidente y también alguna vez candidato
por el PT Lula da Silva, quien inició una extendida luna de miel con el
régimen cubano. La Habana cuenta hoy con Brasilia como un aliado fuerte,
sin cuestionamientos sobre las constantes violaciones a los derechos
humanos en Cuba.

La economía del gigante sudamericano lleva meses atravesando serias
dificultades y el pasado viernes entró técnicamente en recesión. Por
otra parte, la sociedad brasileña se ha visto sacudida por masivas
protestas, entre las que se cuentan las relativas a la celebración de la
Copa Mundial de Fútbol. Vale recordar que el evento deportivo más
importante del orbe precisó de un fuerte dispositivo policial para
controlar el malestar generalizado.

"Las protestas en las calles se volvieron complejas para Dilma",
mencionó de pasada la comentarista cubana, que además valoró de "no tan
bien" el resultado de Roussef en el primer debate electoral televisado.
De este último, por cierto, ningún fragmento fue transmitido en el
reportaje de la mañana.

De la misma forma, los cubanos que ven las noticias aún no saben de qué
va ninguno de los proyectos políticos que se disputan el Ejecutivo
brasileño. La información se limita a que "Silva presentó el viernes un
programa de gobierno con un fuerte énfasis económico", que según la
prensa oficial se contradice con las necesidades sociales. Es una
"neoliberal" a la vez que una "conservadora", remacha Escobar.

En todo caso, no se ha mencionado la característica "más terrible" que
tiene Marina Silva. Sus declaraciones hasta hoy indican que no le gustan
las dictaduras. De acuerdo a un artículo publicado por Cubaencuentro, la
candidata se ha expresado a favor de elecciones libres en Cuba, la
liberación de los presos políticos y el fin de la represión.

De vuelta a la propaganda emitida en la Isla, aunque "Dilma se esfuerza
por mostrar la verdadera cara de Silva y por resaltar los logros de su
Gobierno, que no son pocos", varios sondeos la arrojan como perdedora
cuando haya transcurrido el día de las elecciones. Y todo porque la
candidata "con ese nombrecito de socialista (...) tiene un discurso
exacto, necesario y desafiante". ¿A favor de quién está el oficialismo
cubano, en definitiva?

Si todo sigue como va y una mujer salida de la nada logra imponerse como
presidenta de Brasil, Raúl Castro se habrá quedado sin otro apoyo
político. Pero al menos él tiene la ventaja de no someterse jamás a
elecciones. Dilma debería aprender.

Source: Marina Silva, una candidata incómoda para el oficialismo cubano
-
http://www.14ymedio.com/opinion/Brasil-elecciones_presidenciales-Dilma_Rousseff-Marina_Silva_0_1625837409.html

Nuevo curso, viejos problemas

Nuevo curso, viejos problemas
ORLANDO PALMA, La Habana | Septiembre 01, 2014

El timbre para dar inicio al primer matutino de este curso sonará en
breve. Algunas escuelas están recién pintadas, la mayoría de los
uniformes escolares parecen acabados de estrenar y desde los micrófonos
se proclaman nuevos aires para la docencia, pero los viejos problemas
del sistema educativo cubano siguen presentes. El déficit de maestros,
el deterioro material y la sobredosis de ideología volverán a las aulas
también a partir de este septiembre.

Flexibilización es la palabra más repetida por los funcionarios del
Ministerio de Educación desde hace semanas. La ministra del ramo, Ena
Elsa Velázquez Cobiella, ha insistido en que cada centro docente tendrá
autonomía para organizar sus horarios. Con esa estrategia se intenta
disimular la ausencia de maestros al frente a las aulas, ya que un mismo
profesor impartirá su asignatura a varios grupos. A su vez, se
rellenarán con actividades extradocentes los vacíos producidos por la
carencia de personal calificado para atender a 1.800.000 estudiantes de
todos los niveles de enseñanza.

Padres y estudiantes están preocupados por la forma en que se llevará a
la práctica la anunciada flexibilización. Los alumnos temen tener más
dificultades para saber qué materias han sido sacadas del programa si
cada director tiene potestad para configurar la duración y horario de
las clases que se imparten en su escuela. Además, allá donde no haya
profesores de inglés, computación y educación física –situación muy
común en la enseñanza primaria y secundaria–, las escuelas podrán
rellenar el horario con juegos interactivos, propaganda ideológica o
paseos por la comunidad para cumplir con las orientaciones de las
autoridades.

La prolongada situación de centralismo y verticalidad de los centros
docentes de nuestro país pone en cuestión su capacidad para gestionar
las nuevas cuotas de decisión impuestas ahora, especialmente cuando la
capacidad de ajustar los horarios escolares desde la propia dirección y
los claustros de las escuelas viene dada por la urgencia de cubrir la
escasez de profesionales.

En los últimos días, varios funcionarios del Ministerio de Educación
confirmaron a los medios oficiales que "la cobertura docente es una
prioridad". Sin embargo, cuando hoy los escolares entren a sus aulas se
encontrarán con un déficit de más de 12.000 profesores. De los 183.100
maestros que se necesitan a lo largo de todo el país, solo hay
garantizados 170.466. La cifra es alarmante y las autoridades del sector
intentan mitigarla utilizando diferentes alternativas. Las opciones
incluyen echar mano de maestros en formación, "personal contratado" o
miembros de la dirección de la escuela, así como imponer una carga extra
de trabajo a los docentes en servicio.

Baños, laboratorios y muebles acumulan dificultades

Los problemas no solo se concentran en la fuerza laboral, sino que se
extienden a las condiciones materiales con las que cuentan tanto los
profesores como el alumnado. En el ojo del huracán se hallan los
laboratorios para asignaturas como física, química y biología. Más del
28% de las escuelas de secundaria básica no poseen este tipo de aulas
especializadas. La falta de infraestructuras también afecta a las salas
de informática, cuya disponibilidad en todo el país se limita al 86%.

El estado de mesas y sillas apunta a convertirse en un quebradero de
cabeza durante el curso 2014-2015. La mala calidad de los muebles y el
insuficiente mantenimiento a que han sido sometidos han creado una
situación de urgencia, especialmente en las escuelas primarias. Los
padres tendrán que seguir recolectando dinero para adquirir ventiladores
que permitan a sus hijos recibir clases en medio de la canícula, que se
prolongará por meses. Además, la limpieza de los baños continua siendo
el punto débil de todos los centros docentes.

Las frases triunfalistas a menudo revelan algunos de los graves
problemas higiénicos y materiales. La propia ministra de Educación
señaló que "la escuela se convertirá en el centro cultural más
importante de la comunidad cuando logremos que esté organizada, limpia,
disciplinada y los maestros impartan buenas clases".

Entre la escasez de medios humanos y materiales, lo que no faltará en el
periodo lectivo que arranca hoy es la ideología. Uno de los retos
anunciados para este curso es "fomentar en los estudiantes valores
éticos, estéticos y patrióticos". Y quizá por eso, las actividades
escolares se reanudarán, según anunció la prensa oficial, con una
condena a la USAID por "sus planes subversivos contra Cuba".

Source: Nuevo curso, viejos problemas -
http://www.14ymedio.com/sociedad/Nuevo-curso-viejos-problemas_0_1625837404.html

Cuba se prepara para más escasez

Cuba se prepara para más escasez
El régimen castrista limita el número de bienes de consumo que los
viajeros pueden introducir en la isla. La nueva normativa daña al
pequeño sector privado cubano
Nelson Acosta. La Habana.

Cuba introdujo ayer nuevas normas aduaneras que limitan la importación
de mercancías sin carácter comercial dirigidas a todas las personas que
llegan a la isla o a aquéllas que reciban envíos desde el extranjero.
Esta medida supone un dificultad añadida para el incipiente sector
privado cubano, además de irritar a los ciudadanoss, acostumbrados a
contrarrestar la escasez crónica de productos en la isla con compras en
el exterior.

La nueva regulación aduanera busca frenar el mercado negro de bienes de
consumo difíciles de encontrar en las tiendas estatales, donde los
artículos están gravados con elevados impuestos, además de estar
desabastecidas y de carecer de la calidad requerida. También añade
presión a los pequeños propietarios de negocios como restaurantes o
salones de belleza, que dependen de los productos que los viajeros traen
al país en sus maletas.

«La gente está enfadada, a nadie le gusta esto», asegura Silvio Madero,
un cubano-estadounidense de Homestead, en Florida, que ha visitado a su
familia cubana seis veces en los últimos cuatro años a la vez que les
llevaba mercancías. «Este país necesita que entre dinero, y con esta
normativa no va a suceder. Deberían permitir que esos bienes llegaran a
la isla para que podamos ayudar a nuestra familia y amigos», añade Madero.

Es frecuente ver en el aeropuerto de Miami a cubanos-estadounidenses
haciendo cola en los vuelos charter hacia La Habana, cargando desde
televisores de pantalla plana hasta neumáticos de bicicletas y coches,
además de ropa que escasea en Cuba.

Con las nuevas restricciones, por ejemplo, el arancel para introducir en
el país un televisor de pantalla plana de 32 pulgadas sube de 150
dólares a 250 dólares. Algunos cubanos y cubano-americanos se ganan la
vida haciendo de «mulas», transportando productos como pasajeros en los
aviones con dirección a la isla. Otros aceptan llevar más equipaje a
cambio de que les paguen el billete de avión. A partir de ahora, estos
viajeros serán perseguidos en la aduana y sus bienes, confiscados. Los
cubanos pueden dirigir pequeños negocios gracias a las reformas
económicas promulgadas por el presidente Raúl Castro, pero no existe un
mercado mayorista, lo que obliga a los pequeños emprendedores a importar
mercancías a través de los viajeros o comprar en las tiendas estatales.
La portavoz de la Aduana, Idalmis Rosales, defendió la necesidad de
aplicar estas medidas para evitar que «determinadas personas empleen los
márgenes de importación no comercial con el propósito de introducir al
país altos volúmenes de mercancías destinadas a la comercialización y el
lucro». Así, de acuerdo a la nueva regulación aduanera, el límite de
importación de algunos productos del día a día quedaría de la siguiente
forma: 20 máquinas de afeitar desechables, 30 jabones, 10 kilogramos de
detergente, 20 blusas y camisas, 10 vestidos y 10 pantalones, entre
otros. Sólo se podrán importar 10 kilogramos de arroz, maíz, harinas y
pastas alimenticias, 10 kilogramos de productos lácteos, 20 de conservas
y 5 litros de aceite. Sin embargo, se mantiene invariable el límite de
peso del equipaje personal que pueden introducir a la isla, 25 kilos
libres de impuestos, que se pueden ampliar hasta 100 kilos más con el
pago en aduana de 1.000 pesos cubanos, unos 50 dólares.

El presidente cubano se ha embarcado en una serie de reformas económicas
para poner al día a una economía de estilo soviético y atraer
inversiones. Muchas de las medidas del Gobierno han sido criticadas,
como la limitación para la venta de ropa que provocó el cierre de
tiendas o la prohibición de los cines 3D el año pasado. Otras fueron
acogidas con satisfacción, como la liberación de la compraventa de
coches con cero kilómetros en la isla, aunque los precios fijados fueron
tan elevados que desilusionaron a muchos. Reuters

Medidas contra la importación de productos cotidianos

- Electrodomésticos. Introducir un televisor de plasma de 32 pulgadas se
encarecerá en 100 dólares. Es una de las medidas más criticadas.

- Ropa y aseo. Un viajero no podrá llevar a Cuba en su equipaje más de
30 jabones, 10 kilos de detergente o 20 blusas y 10 camisas.

- Alimentos. Cada viajero no podrá introducir más de 10 kilos de arroz,
maíz, harina; 10 kilos de productos lácteos y 20 kilogramos de conservas.

Source: Cuba se prepara para más escasez - La Razón digital -
http://www.larazon.es/detalle_normal/noticias/7255240/internacional/cuba-se-prepara-para-mas-escasez#.Ttt1bVjGQtRdatC

Detalles sobre nueva ley de aduana

Detalles sobre nueva ley de aduana
Las disposiciones se suman a la lista de medidas impopulares del último
año y que de forma directa e indirecta afecta la vida y subsistencia de
los cubanos
lunes, septiembre 1, 2014 | Yusnaby Pérez

LA HABANA, Cuba.- A partir de hoy 1 de septiembre del 2014, entran en
vigor nuevas resoluciones de la Aduana. Como consecuencia, una vez más,
se reduce la válvula de escape a los pasajeros que importan a Cuba
artículos, tanto personales como de regalo.

Las nuevas modificaciones aduanales surgen debido a la "necesidad de
combatir a los revendedores del mercado negro", según la prensa oficial,
que viajan a países como México, Panamá, Ecuador y Haití con el único
propósito de comprar grandes cantidades de mercancía (en su mayoría
inexistentes en Cuba o con precios impagables) y revenderlas en el
creciente mercado negro cubano.

Esta nueva disposición de la Aduana se suma a la lista de medidas
impopulares (venta de carros a elevados precios, prohibición de cines 3D
y tiendas de ropa, ley de inversión extranjera, etc…) del último año y
que de forma directa e indirecta afecta la vida y subsistencia de los
cubanos.

Dada la complejidad de los términos legales y para facilitar el
entendimiento de los lectores de Cubanet, hemos elaborado un resumen con
los detalles más importantes a tener en cuenta sobre las nuevas
regulaciones de la Aduana.

Artículos libres de impuestos:

Reproductor multimedia
Celular (teléfono móvil)
Aparato de tv portátil
Computadora personal portátil
Cámara fotográfica
Artículos para la transportación y alimentación de niños
Artículos o productos sujetos a pago cuando su valor sea inferior a
50,99 pesos.
Hasta 10Kg de medicamentos transportados en equipaje separado e
independiente de otros artículos.
Libros científicos, técnicos, de arte y literatura, partituras
musicales, discos…
Artículos no personales sujetos a pago:

El Decreto Ley No. 22 "Arancel de Aduanas de la República de Cuba" de
abril de 1976 establece que las personas naturales en su condición de
pasajeros sólo pueden realizar las importaciones sin carácter comercial
y que el valor de los artículos o productos comprendidos en el equipaje,
que no estén entre los artículos personales, no podrán superar el valor
de 1000 pesos. Los artículos no personales que tengan un valor inferior
a 50,99 pesos estarán exentos del pago de Derechos de Aduana.

Para determinar el precio de los artículos y productos que se pretenden
importar, los pasajeros podrán presentar cualquiera de estos documentos:

-La factura de la compra
-La declaración de aduana donde se diga claramente el precio.

Los productos que no tengan un valor determinado en la declaración, la
Aduana tomará como base el valor más elevado del producto análogo.

Los artículos como calzado, confecciones, alimentos, artículos de aseo
personal y del hogar, bisutería, lencería, perfumería y similares serán
pesados, tanto en equipaje convencional como en el de mano. Los primeros
30Kg estarán exentos de pago y se podrán importar hasta 95Kg de
misceláneas pagando un precio de 10 pesos por 1Kg adicional.

Los artículos importados que su valor esté entre los 51 y 500.99 pesos,
se pagará el 100% del valor del producto. Los que estén entre 501 y 1000
pesos, se pagará el 200% del valor. La ley aplica una tasa de cambio
simbólica para estos efectos donde establece que 1 peso = 1 dólar.

El pago de aranceles que realicen los pasajeros cubanos y extranjeros
residentes permanentemente en Cuba, serán abonados en pesos cubanos en
la primera importación realizada en un año calendario (1ro. de enero al
31 de diciembre). El resto de importaciones en el año calendario se
calcularán en CUC y se pagarán en pesos cubanos (se multiplica el valor
por 25). Los cubanos residentes en el exterior y pasajeros extranjeros
en condición de turista pagarán los impuestos de la Aduana siempre en CUC.

El Decreto Ley vigente deja claro que las personas naturales, en su
condición de pasajeros, no están autorizados a transportar consigo
ningún tipo de donaciones.

Equipos prohibidos

-Fax inalámbricos
- Pizarras telefónicas de todo tipo
-Dispositivos para redes de datos (routers y switches).
-Teléfonos inalámbricos que no se pueda precisar la banda de frecuencia
en la que operan.
-Micrófonos inalámbricos
-Transmisores de radio de cualquier naturaleza
- Walkie talkies
- Receptores de radio profesionales
-Equipos de comunicación por satélite (receptores satelitales, antenas
parabólicas y teléfonos satelitales)

Los equipos anteriores sólo podrán ser importados a Cuba con un permiso
especial del Ministerio de Comunicaciones, el cual es otorgado
únicamente de forma arbitraria a diplomáticos, organizaciones no
gubernamentales y prensa extranjera acreditada en Cuba.
Divisas
La ley que entra en vigor el 1ro de septiembre del 2014 no modifica el
control de importación y exportación de divisas vigente en Cuba. Se
mantiene que las personas naturales pueden exportar del país una
cantidad de hasta 5000 dólares estadounidenses en efectivo o su
equivalente en otras monedas. La importación de monedas libremente
convertible sigue sin tener límite, pero si la cantidad supera los 5000
dólares estadounidenses, deberá ser declarado en Aduana.

Límite permitido para las importaciones:

Preparaciones para higiene bucal – 10 unidades (siempre que la suma
total no exceda 1 litro)
Máquinas de afeitar – 10 unidades
Rizadores, pinzas y perfiladores de cejas y pestañas – 5 unidades
Artículos para adorno del cabello – 24 unidades
Esmalte de uñas – 5 unidades (cantidad total no puede exceder los 100 ml)
Pelucas, pestañas postizas y extensiones – 10 unidades
Uñas postizas – 1 juego de 24 uñas
Jabones – 30 unidades en total
Insecticidas – 5 Unidades (la suma del total no debe exceder los 5 litros)
Cámaras fotográficas – 2 unidades
Cámaras de video- 2 unidades
Memorias de cámaras – 5 unidades
Portarretratos – 5 unidades
Álbumes de fotos – 4 unidades
Velas – 30 unidades en total
Bombillos – 10 unidades en total
Candados, cerraduras y picaportes – 5 unidades en total
Bolígrafos, plumones, lápices, presilladoras – 30 unidades en total
Fosforeras y encendedores – 10 unidades en total
Linternas – 3 unidades
Pilas y baterías – 20 unidades en total
Abrigos, chaquetas, sacos y chalecos – 5 unidades en total
Blumers – 24 unidades en total
Ajustadores – 24 unidades en total
Calcetines – 24 unidades en total
Calzoncillos – 24 unidades en total
Blusas – 20 unidades en total
Sayas – 10 unidades en total
Vestidos – 10 unidades en total
Camisas – 20 unidades en total
Pantalones – 10 unidades en total
Shorts – 10 unidades en total
Trajes de baño – 5 unidades en total
Disfraces – 2 unidades
Corbatas – 5 unidades en total
Sombreros – 5 unidades en total
Gafas o espejuelos – 5 unidades
Calzado – 5 pares
Baberos, culeros y pañales – 50 en total
Toallas – 10 unidades en total
Almohadas – 4 unidades en total
Frazadas y sobrecamas – 4 unidades en total
Cortinas – 4 unidades
Cubos – 2 unidades
Palanganas – 2 unidades
Televisores – 2 unidades
Equipo de música – 2 unidades
Teatro en casa – 2 unidades
Consolas de videojuegos – 2 unidades
Ventiladores – 2 unidades
Aires acondicionados – 2 unidades (hasta 1 tonelada o 12000BTU)
Computadoras, laptops, Tablets, Notebooks – 2 unidades en total con
independencia del tipo
Procesadores – 1 unidad
Mouse – 1 unidad
Teléfonos celulares – 2 unidades en total
Reloj de pulsera de hombre – 5 unidades
Artículos para práctica de deporte con pelota – 10 unidades en total

La autoridad aduanera decomisará las cantidades que excedan el límite
establecido. Para consultar el resto de artículos permitidos con sus
respectivos límites y precios, puede consultar las "Normas Aduanales que
todo viajero debe conocer", en formato PDF publicado por la Aduana
General de la República.

Vea documento oficial cubano:

Source: Detalles sobre nueva ley de aduana | Cubanet -
http://www.cubanet.org/noticias/detalles-sobre-nueva-ley-de-aduana/

Extorsionados por la policía

Extorsionados por la policía
Bicitaxistas pedalean entre las ruinas, alquilan el puesto de trabajo y
esperan turistas generosos
martes, septiembre 2, 2014 | Ernesto Pérez Chang

LA HABANA, Cuba – Junto a los "almendrones", esos autos viejos
anteriores a los años 60 que aún sirven de alquiler, abundan en las
calles de La Habana los llamados bicitaxis, triciclos de pedal para dos
pasajeros, que cubren pequeñas distancias por un precio que oscila entre
1 y 5 dólares. Tengamos en cuenta que 1 dólar es lo que pudiera ganar un
profesional en dos largas jornadas de trabajo al Estado.

El negocio se encuentra entre las labores que el gobierno permite
realizar por cuenta propia. La tasa de impuestos de la Oficina Nacional
de Administración Tributaria (que para este tipo de oficio no rebasa los
20 dólares mensuales) no es tan elevada en comparación con la de los
almendrones (por encima de los 80 dólares y con recargos anuales que
pueden alcanzar los 1000, incluso más). También tiene la ventaja de que,
al no necesitar la tracción por motor, quienes los operan no deben
invertir en combustible ni en la compra de piezas demasiado costosas. No
obstante, tras las aparentes felicidad y rentabilidad de este negocio,
hay entresijos que hacen ver que el oficio transcurre en un escenario
verdaderamente agobiante.

Tengamos en cuenta que la mayoría de los equipos que operan en la ciudad
no son propiedad de sus conductores, sino que pertenecen a personas que
administran hasta más de un centenar de triciclos, la mayoría de
fabricación artesanal y valorados entre los 300 y 700 dólares.
Sobre los pormenores de este singular oficio y de cómo se decidió a
ejercerlo, nos comenta Eriberto Sánchez, que lleva más de un año
pedaleando en las calles de La Habana. Llegado de El Paradero Lugareño,
Minas, en Camagüey, de donde salió con apenas 22 años, obligado por la
miseria y la falta de oportunidades, para sobrevivir ha tenido que
aceptar un empleo que apenas le rinde para pagar el alquiler, y en
ocasiones enviar algún dinero a sus padres.

-Hay días en que hago un extra, sobre todo cuando alquilo a turistas.
Pero a veces la policía me quita una parte de lo que hago. Estoy ilegal
en La Habana y ellos lo saben, nos chantajean. Hay algunos que no, pero
la mayoría vive de nosotros […]. Un primo mío me consiguió este trabajo
[…]. El bicitaxi no es mío. No me alcanza para comprar uno, aunque estoy
reuniendo. Este es de un tipo que me lo alquila desde el mediodía hasta
las 7, después lo coge otro. Termino y lo llevo al parqueo y ese mismo
día le pago entre doscientos y trescientos pesos (aproximadamente entre
8 y 12 dólares), según como esté la cosa. Los domingos no se hace mucho,
pero aun así hago unas carreras […]. Vivo alquilado en Casablanca […]
pago 2 CUC (aproximadamente 2 dólares) diarios por el cuarto y soy yo y
mi mujer […]. No alcanza para mucho lo que gano con esto pero estoy
mejor que en Minas. A veces hago amistad con los turistas y ellos, antes
de irse, me regalan ropa y cosas que no se van a llevar. Eso es lo mejor
de este negocio. Lo demás se lo lleva el dueño del bicitaxi.

Manuel Salazar describe una situación muy similar a la de Eriberto.
Llegó de Guantánamo con la esposa y dos hijos. Vive en un cuartucho que
construyó él mismo en el Cotorro, con el escaso dinero (unos 900
dólares) que obtuvo de la venta de su casa en Imías. Aún no ha podido
legalizarse y el del bicitaxi es el único empleo digno que ha podido
mantener, con su condición de ciudadano de segunda que le imponen las
absurdas y segregacionistas leyes migratorias internas en Cuba que
impiden a los cubanos de otras provincias visitar o vivir en La Habana
sin un permiso oficial.

Una buena parte de lo que gana en el día debe dárselo al dueño del
vehículo e igualmente cede ante el chantaje de las autoridades para
evitar la deportación a su provincia. Para palear su cruda realidad,
mientras no consigue pasajeros, recoge latas de refresco vacías para
venderlas como reciclaje.

Roberto Carmenate, otro conductor de bicitaxis, es un anciano al que,
como a la casi totalidad de los jubilados, no le alcanza la pensión.
Vive en La Habana legalmente pero, para sobrevivir, ha tenido que apelar
a ese oficio "mientras la salud me acompañe", dice.

-No creas. Lo que gano en esto no me alcanza para mucho, pero al menos
puedo pagar la luz (electricidad) y comer un poco mejor […]. Es verdad
que no gastamos en gasolina pero para pedalear hay que comer bien y la
cosa está muy dura. […] Yo creo que tendré que morirme dando pedales… y
yo que creía en que tendría un futuro en este país y mira cómo estamos…

En los últimos años, en La Habana como en las principales ciudades del
país, ha proliferado este transporte alternativo ante el desastre que
constituye el servicio público y la falta de soluciones inmediatas por
parte del Estado, que no desea soltar las riendas de un sector que él
mismo, con sus despropósitos, ha conducido a un callejón sin salida.

Source: Extorsionados por la policía | Cubanet -
http://www.cubanet.org/destacados/extorsionados-por-la-policia/

Cuba restricts inflow of foreign-bought products

Cuba restricts inflow of foreign-bought products
Updated: 2014-09-02 07:39
By Associated Press in Havana(China Daily)

Cubans braced on Monday for a clampdown on the flow of car tires,
flat-screen televisions, bluejeans and shampoo in the bags of travelers
who haul eye-popping amounts of foreign-bought merchandise to the
country, where consumer goods are scarce and expensive.
Hundreds of thousands of Cubans and Cuban-Americans fly to and from the
island each year thanks to the easing of travel restrictions by the US
and Cuban governments over the last five years.
But Cuba-bound checked baggage has become an airlift of sorts that moves
nearly 2 billion of products ranging from razor blades to rice cookers.
The baggage carousels at Cuba's airports often look as though they're
disgorging the contents of an entire Wal-Mart or Target store.
Many family members bring special trailers to carry the bags of their
returning relatives, which can weigh hundreds of pounds and include
items such as bicycles and flat-screen TVs.
Now the pipeline may be narrowed considerably. The Cuban government's
new rules, which take effect on Monday, are designed to take a big bite
of that traffic, sharply limiting the amount of goods people can bring
into Cuba in their luggage or ship by boat from abroad.
The government says the restrictions are meant to curb abuses that have
turned air travel, in particular, into a way for professional "mules" to
illegally import supplies for both black-market businesses and legal
private enterprises that are supposed to buy supplies from the state.
Among ordinary Cubans, reactions have ranged from worry to outrage that
their primary, and for many only, source of high-quality consumer goods
may be throttled.
The rules give a sense of the quantity and diversity of the commercial
goods arriving in checked bags. Travelers will now be allowed to bring
in one set of hand tools instead of two; and 24 bras instead of 48.
Four car tires are still permitted, as are two pieces of baby furniture
and two flat-screen televisions.
Cuban customs also bars passengers from bringing in items worth more
than 1,000.
The new rules similarly increase the duties paid on goods shipped from
abroad, another major source of foreign merchandise for the island.
The authorities have assured Cubans that the vast majority of travelers
won't be affected.
The change is intended "to keep certain people from using current rules
on noncommercial imports to bring into the country high volumes of goods
that are destined for commercial sale and profit", Idalmis Rosales
Milanes, deputy chief of Cuban customs, told Granma, the newspaper of
the Cuban Communist Party, in Friday editions.
The government has justified the new rules with examples of prolific
mules, including one passenger who, it said, brought in 41 computer
monitors and 66 flat-screen TVs in a year.

Source: Cuba restricts inflow of foreign-bought
products|Center|chinadaily.com.cn -
http://usa.chinadaily.com.cn/world/2014-09/02/content_18531958.htm

Cuba Gets Tough With Tourists Bringing Goods To Island

Hey, You With The 25 Smartphones! Cuba Gets Tough With Tourists Bringing
Goods To Island
Published September 01, 2014Fox News Latino

HAVANA (AP) — Lugging duffel bags crammed with soap, socks, toys and
toiletries, travelers arriving in Cuba on Monday carried loads of
hard-to-obtain consumer goods but complained that new government
restrictions on their imports would leave their families wanting.

Passengers on the day's first flights from Miami grumbled about higher
duty fees and limits on the amount of products they could bring to Cuban
relatives frustrated with the high prices and scarcity of quality
products. At Havana's international airport, there appeared to be fewer
bicycles, 40-inch televisions or other bulky household items that
normally made the baggage carousels look like the inventory line of a
Target or Wal-Mart.

"There are barely any bags on the floor inside," said Arnaldo Roa, a
45-year-old Miami handyman on a trip to see relatives. While he had a
bag stuffed with toys and clothes for his daughter, he said he wasn't
able to bring his usual extra bags filled with gifts for other family
members.

"I'm upset," he said. "Some relatives are going to get upset because
normally I bring them things."

The easing of travel restrictions by the U.S. and Cuban governments over
the last five years has allowed travelers to bring in nearly $2 billion
of products a year.

The Cuban government enacted new rules Monday sharply limiting the
amount of goods people can bring and raising customs duties of many
items that are still allowed.

The government says the measure is meant to curb abuses that have turned
air travel in particular into a way for professional "mules" to
illegally import supplies for both black-market businesses and legal
private enterprises that are supposed to buy supplies from the state.

Ana Maria Perez, who works in a South Florida factory making airplane
seats, said she had been forced to pay $95 in customs duties, far more
than usual.

"We've got to pay a lot now," she said. "I don't understand it at all,
but I paid."

The rules that went into effect Monday run 41 pages and give a sense of
the quantity and diversity of the commercial goods arriving in checked
bags. Travelers are now allowed to bring in 22 pounds (10 kilos) of
detergent instead of 44; one set of hand tools instead of two; and 24
bras instead of 48. Four car tires are still permitted, as are two
pieces of baby furniture and two flat-screen televisions.

The value of a passenger's imported items can total no more than $1,000,
with the estimate based on a long list of assigned prices for certain
goods ($250 for a video-game console, for example.) Those values rose
sharply under the new rules, making it far easier to reach the $1,000 limit.

The new rules similarly increased the duties paid on goods shipped from
abroad, another major source of foreign merchandise for the island.

Authorities took to the airwaves and pages of state media in recent days
to assure Cubans that the vast majority of travelers won't be affected.
The change is intended "to keep certain people from using current rules
on non-commercial imports to bring into the country high volumes of
goods that are destined for commercial sale and profit," Idalmis Rosales
Milanes, deputy chief of Cuban customs, told government newspaper Granma
in Friday editions.

The government has justified the new rules with examples of prolific
mules including one passenger it said brought in 41 computer monitors
and 66 flat-screen TVs in a year.

Between $1.7 billion and $1.9 billion worth of goods were flown to Cuba
in traveler's baggage last year, with the average flyer bringing in
goods worth $3,551, according to a 2013 survey of 1,154 Cuban and
Cuban-American travelers conducted by the Havana Consulting Group, a
Florida-based private consultancy that studies the Cuban economy.

"It's sustenance, support that greatly aids in the survival of the Cuban
family," Consulting Group President Emilio Morales said. "Along with
cash remittances, it's the most significant source of earnings for the
Cuban population, not the salaries the government pays."

While his study did not look at the final destination of travelers'
goods, Morales said he estimated based on his knowledge of the
phenomenon that about 60 percent went to families and 40 percent to
black-market retailers.

With foreign reserves dropping sharply over the last two years as Cuba
tries to pay off sovereign debt and make itself a more attractive
destination for foreign investment, Morales said, the government is
desperate to reduce the flow of goods and push Cubans' relatives abroad
to send help in the form of cash remittances, which are subjected to
hefty government fees. Limiting informal imports also would presumably
help boost business in state-controlled stores.

The rule change already has had an effect in Miami, where many stores
are dedicated to selling goods to island-bound Cubans and
Cuban-Americans. Many employees reported sharp drop-offs in sales in
recent days as people braced for the change.

Source: Hey, You With The 25 Smartphones! Cuba Gets Tough With Tourists
Bringing Goods To Island | Fox News Latino -
http://latino.foxnews.com/latino/news/2014/09/01/hey-with-smartphones-cuba-gets-tough-with-tourists-bringing-goods-to-island/

Cubans angered by new consumer import restrictions

Cubans angered by new consumer import restrictions
BY DANIEL TROTTA AND NELSON ACOSTA
HAVANA Mon Sep 1, 2014 1:44pm EDT

(Reuters) - Cuba has raised duties and restricted imports on consumer
goods brought in by air travelers or sent by mail, imposing greater
hardship for a fledgling private sector and angering people looking to
counter chronic shortages.

The new restrictions, which began on Monday, take aim at black market
dealers of goods that are hard to find on store shelves or come with
steep excise taxes. They also protect the state monopoly on selling
imported goods.

"Nobody likes this and the people are angry," said Silvio Madero of
Homestead, Florida, who has visited his Cuban family six times over the
past four years, each time bringing merchandise.

The new rules jack up duties on the weight of mailed packages and
popular items such as TVs, which now cost an additional $100 for most
models. The duty is now $250 on a 32-inch (81 cm) screen, $400 for those
between 32 and 42 inches (106 cm) and $500 on even bigger models.

Cuban officials argue the new measures were necessary to curb a bustling
underground market that robbed the state of legitimate tax revenue.

Previously, people could bring in 40 pairs of pants but now the limit is
20. Similar limits have been imposed for stockings, socks, blouses,
shoes and other items.

"This measures puts the brakes on certain irregularities, considering
the indiscriminate amount of goods people were importing," said Dionisio
Perez, a customs officer working Havana's Jose Marti Airport.

Travel agents reported steep demand to travel before the new rules took
effect. Previously, travelers routinely arrived with bag after bag
stuffed with consumer goods.

At Miami International Airport, Cubans and Cuban-Americans would line up
for charter flights packing large-screen televisions, bicycle tires and
myriad items in short supply on the Communist-led island.

"If they want to do away with the black market, then they should take
measures against those people," said Amarilis Valdes, a Miami resident
who came to visit her family in Cuba.

"It's not all that drastic. You used to be able to bring in 30 pairs of
shoes. Now it's 15," she said.

The measures affect Cubans who run small businesses like restaurants,
bed-and-breakfast inns, transportation services and beauty parlors.

Many depend on travelers carrying suitcases full of goods because there
is no wholesale market, forcing entrepreneurs to shop in state retail
stores, where they pay a minimum 240 percent sales tax.

Some previous measures also proved unpopular, such as banning home 3D
theaters and the private sale of imported clothes and other goods last
year. Cubans welcomed an initiative to liberalize the restricted sale of
new cars this year but that turned to outrage when hefty taxes meant
family sedans were priced like European sports cars.

"The new law is no good," said Jose Diaz Concepcion, a Cuban from the
western province of Pinar del Rio who visits Miami every three months.
"Going to Miami to bring back some trinkets is now ridiculous. How can
this be, man!"

(Editing by Kieran Murray and W Simon)

Source: Cubans angered by new consumer import restrictions | Reuters -
http://www.reuters.com/article/2014/09/01/us-cuba-economy-idUSKBN0GW29220140901

Cuba tightens bra limits, but serious threat to trade comes from US sanctions

Cuba tightens bra limits, but serious threat to trade comes from US
sanctions
AUTHOR: Emily Morris
Research Associate, Institute of the Americas, UCL at University College
London
DISCLOSURE STATEMENT
Emily Morris does not work for, consult to, own shares in or receive
funding from any company or organisation that would benefit from this
article, and has no relevant affiliations.
Provides funding as a Founding Partner of The Conversation.
ucl.ac.uk

Cuba has imposed new limits on the amount of goods that travellers can
bring into the country. The new measures will be unpopular with many
involved in the trade from suppliers to customers, and at first sight
they appear futile and counter-productive.

The informal trade in consumer goods and domestic equipment involves
huge bundles and packages being brought to the island by visiting
Cuban-Americans. The strong growth of these imports in recent years has
been the result of reforms in both the US and Cuba.

In 2009 Barack Obama lifted travel restrictions to Cuba for
Cuban-Americans that had been imposed by his predecessor, George W Bush,
allowing them to travel back and forth to visit relatives on the island
without any limit to the number of journeys. Meanwhile, Raúl Castro,
Cuba's president, has removed the requirement for Cubans planning
foreign trips to obtain an exit visas and fostered the growth of new
private businesses in Cuba. This has increased the purchasing power of
successful entrepreneurs and created new demand for business equipment
and consumer goods to sell.

The trade has allowed Cubans to acquire goods that are otherwise scarce
or very expensive. Families on both sides of the Florida Straits have
been using the trade to circumvent restrictions created by both US
sanctions, which prohibit the export of US consumer goods to Cuba, and
Cuba's centrally controlled economy, in which the state has a
near-monopoly on imports. The result of the restrictions has been a lack
of access to US goods, poor quality substitutes purchased from distant
markets, and persistent shortages in Cuban shops.

The informal trade has been welcomed by Cubans on the island with hard
currency to spend. But it's a problem for the broader economy as the
demand for these imports draws precious hard currency out of the
country. It also exacerbates growing income inequality within Cuba by
increasing the relative economic advantage enjoyed by Cubans with family
in the US.

The Cuban government, by restricting rather than banning this trade,
seems to recognise that it is neither possible nor desirable to end it.
The measures that have now taken effect represent a partial and
temporary fix, which is designed to placate those Cubans who are unable
to benefit from the trade but will aggravate frustrations among the
traders and their customers.

The apparent arbitrariness of the rules invites ridicule: as the foreign
press has noted, the new rules are 41 pages long, and state:

Travelers will now be allowed to bring in 22 pounds (10 kilos) of
detergent instead of 44; one set of hand tools instead of two; and 24
bras instead of 48.
And at a time when Castro has called for restrictions on non-state
economic activity to be removed, the restrictions seem anachronistic as
well as ridiculous.

But, with a dual currency system in which a severely undervalued Cuban
peso gives those with access to hard currency – or the "Convertible
peso" — enormous relative economic privilege, the socialist government
feels obliged to "do something", while it attempts to grapple with the
deeper causes of inequality and shortages.

In preparation for a reform of the currency system, the authorities have
been trying to build international reserves. And, although the planned
currency unification will not solve the problem overnight, it is
necessary to eventually narrow the gap between Cuban peso earners and
the privileged minority with ready access to hard currency.

Beyond this reform, the state importers, distributors and retailers need
to become more responsive to consumer preferences, and Cuban productive
capacity needs to grow. These challenges are on the agenda of a process
of profound, albeit gradual and cautious, transformation of the economic
system that is currently underway in Cuba.

But even if the Cuban government were to successfully deal with all
these shortcomings, the urge among Cuban-American visitors and returning
Cubans to heave enormous bundles of goods from the US would not
disappear, so long as the US government maintains its trade sanctions.
In effect, US policy forces its exports to Cuba to be channelled through
this route.

The route also provides images that fit the US anti-Castro narrative –
of US plentitude and Cuban shortages – while at the same time ensuring
that the money flows only one way: from Cuba to the US. Meanwhile,
paradoxically, US restrictions on Cuban informal imports into the
American "free market" are very much tighter than Cuban restrictions on
US imports, as anyone arriving in the US from Cuba with Cuban cigars or
rum in their luggage can testify.

Although these latest restrictions by the Cuban government are clearly
cumbersome, discriminatory and inefficient, the biggest obstacle to the
normalisation of trade between the US and Cuba remains US sanctions.

Source: Cuba tightens bra limits, but serious threat to trade comes from
US sanctions -
http://theconversation.com/cuba-tightens-bra-limits-but-serious-threat-to-trade-comes-from-us-sanctions-31137

Market-style reforms widen racial divide in Cuba

Market-style reforms widen racial divide in Cuba
Tue Sep 2, 2014 5:00am EDT

(Reuters) - Cuba's experiment with free-market reforms has
unintentionally widened the communist-led island's racial divide and
allowed white Cubans to regain some of the economic advantages built up
over centuries.

Under President Raul Castro, who took over from his brother Fidel Castro
in 2008, Cuba has expanded its non-state workforce, loosened travel
restrictions and promoted private cooperatives and small businesses.

As the communist government relinquishes its once near-total control of
the economy, inequality has widened, undoing some of the progress seen
since the 1959 revolution.

Much of the funding for new businesses such as restaurants,
transportation services and bed-and-breakfast inns - targeted at
tourists, diplomats and dollar-earners - comes from family members who
emigrated to the United States over the last 50 years, especially Miami.

They sent almost $3 billion to relatives back in Cuba last year and, as
they are mainly white, their investments put black and mixed-race Cubans
at a disadvantage as they try to set up their own businesses.

Walter Echevarria, a 60-year-old black man, co-owns a humble cafeteria
run out of a ground-floor Havana apartment belonging to one of his partners.

There is no seating, and the clients are mostly state workers who order
pork sandwiches and juice or a coffee for about 15 Cuban pesos, or
around $0.60.

"It's usually the whites who have family abroad and send them money, and
they can set up bigger businesses," Echevarria said while customers
lined up at the take-out window during the busy lunch hour.

With the additional economic freedom under Raul Castro's reforms, there
is also greater discrimination.

Armed with a substantial resume, Miguel Azcuy quit his job at a
state-owned restaurant to go job-hunting in Cuba's incipient private
labor market two years ago, hoping to wait tables in the fast-growing
restaurant sector.

The job offers never came. Azcuy, 39, had a degree from gastronomy
school and 15 years of experience in state-owned restaurants.

He's also black, and says his race closed opportunities that would be
available to white Cubans. Researchers and analysts also say the
market-oriented economic reforms under way have put poorer Afro-Cubans
at a disadvantage

"I felt like the owners of many of these places looked at me with
disdain," said Azcuy, who has since managed to open a small cafeteria
selling coffee and juice from his home near a major hospital in Havana.

"They didn't trust me. They didn't give me a chance. They probably
figured that sooner or later the blacks will let you down. Here people
say they are not racist but at the moment of truth their prejudices come
out."

Anecdotally, the divisions appear obvious in a society descended from
Spanish colonists and African slaves.

Tato Quiñones, a researcher who heads a private group called Brotherhood
of Blackness, says it is enough to observe the small number of
Afro-Cubans who have relatively lucrative sources of income such as
owning restaurants, driving taxis, or renting out rooms in their homes.

Shortly after Raul Castro took over as president in 2008, he allowed
Cubans to visit resort hotels, previously reserved only for foreigners.
Today, in the exclusive beach resort of Varadero, the Cuban clientele is
almost all white.

Black construction workers largely built the hotels but client-facing
staff are mostly white.

MONEY FROM MIAMI

When Fidel Castro seized power in 1959, it was mostly the privileged
white elite that fled the country for Miami, not the largely black
workforce of laborers, sugar cane cutters and domestic help.

Following changes in U.S. laws in 2009 and 2011, Cuban-Americans can now
more easily travel to Cuba and send unlimited remittances to their families.

A study by the Miami-based Havana Consulting Group found Cuban-Americans
sent a record $2.77 billion in remittances to Cuba in 2013. Of that
total, 82 percent passed through white hands. Twelve percent was sent to
mixed-race relatives, and 5.8 percent went to blacks.

By contrast, Cuba's 2012 census showed that 64.1 percent of Cuba's 11
million people are considered white, 9.3 percent black, and 26.6 percent
of mixed race.

Besides financing the fledgling private sector, remittances contribute
to a more general inequality in Cuba. The relatives of exiles and
doctors who work overseas or commercially successful artists line up at
hard-currency stores to buy luxury goods while most Cubans scrape by on
$20-a-month government jobs.

Before Castro's revolution, education was largely off limits to blacks
and mestizos and they were shut out of universities and jobs that
involved interacting with customers. Whites had their own social clubs,
beaches and private parties.

As soon as he assumed power, Castro eliminated segregation and attempted
to abolish inequality by giving all Cubans access to free education and
health care. The government hails those as among the revolution's
greatest accomplishments.

Today Cuba is largely a mixed-race society, though one in which lighter
skinned Cubans still enjoy advantages in all but sports and entertainment.

Many Cubans are of ambiguous racial heritage, and a panoply of names
exist to people of various hues. The terms are more descriptive and not
considered offensive.

Some Afro-Cubans say they have not experienced racism under the
revolution, advancing in education and careers without impediment.

Echevarria, the sandwich shop co-owner, said he was content with his
humble business and not too bothered by inequality. "Racism exists. Not
like before, but it exists."

But other black and mixed-race Cubans say they feel racism, and experts
say whites still have better access to good jobs and higher education.

Those disadvantages grow more acute with major economic changes, such as
when the collapse of the Soviet Union caused a deep recession in the
1990s and now as market forces have a bigger role.

"That's what has dragged our people back and is being aggravated today,"
Quiñones said.

In 2011, the ruling Communist Party sent a message on racial equality by
raising the number of blacks or mixed-race Cubans on its 115-member
Central Committee to 36, almost in line with the census data.

And the official Union of Writers and Artists of Cuba (UNEAC) is working
on proposals to counteract inequality, both in media representation and
in society, such as harassment by police, a common complaint.

But Cuba does not publish demographic data such as income or crime by
race and experts say it makes it very difficult to design economic,
social and cultural policies to boost equality.

"In Cuba the statistics are color blind," said Jesus Guanche, a frequent
writer on matters of race. "If you want to enact measures to help
disadvantaged people, you have to identify them."

(Editing by Kieran Murray)

Source: Market-style reforms widen racial divide in Cuba | Reuters -
http://www.reuters.com/article/2014/09/02/us-cuba-race-idUSKBN0GX0DJ20140902

Desnaturalización del sindicalismo cubano

Desnaturalización del sindicalismo cubano
DIMAS CASTELLANOS | La Habana | 2 Sep 2014 - 8:59 am.

Un artículo publicado en el oficialista 'Trabajadores' devela la misión
de la CTC: impedir que surjan sindicatos independientes en Cuba.

Rodolfo Jiménez, un funcionario de la Central de Trabajadores de Cuba
(CTC), publicó el pasado lunes 25 de agosto un artículo en el semanario
Trabajadores titulado "Un trabajador como los demás", en el que devela
la ausencia de libertad sindical en Cuba. Me limitaré a comentar el
primero de sus párrafos, donde dice que:

"La atención a los trabajadores en las distintas formas de gestión no
estatal constituye un reto para el sindicalismo cubano, tal como se
ratificó en el XX Congreso de la CTC. En ese sentido, es imprescindible
acercarnos más a ellos, identificar sus complejidades y dificultades
para con vencerlos de la importancia de la sindicalización."

Jiménez, para no desentonar con el lenguaje oficial, al referirse al
trabajo privado emplea el eufemismo de "gestión no estatal". Luego, al
considerar tal gestión como un fenómeno extraño y accidental, lo
califica de "reto para el sindicalismo cubano", el cual según su
criterio consiste en la "atención" a dichos trabajadores.

En su condición de funcionario de la CTC, Jiménez debería saber que el
sindicalismo no se organiza por decisión externa, sino que surge en el
momento y lugar en que los trabajadores deciden asociarse para la
defensa de sus intereses. Decisión que no requiere de ningún agente
externo que se les acerque para "identificar sus complejidades y
dificultades" y convencerlos "de la importancia de la sindicalización".

Cuando Jiménez habla de "acercarnos" está reconociendo que la CTC está
lejos, en lo cual lleva razón. Esa distancia fue adquirida durante el
proceso de estatización y pérdida de las libertades fundamentales que
ocurrió a partir de 1959, en el que la CTC dejó de ser autónoma para
cumplir el encargo del naciente Estado totalitario de atender a los
trabajadores devenidos estatales, al punto que el concepto de trabajador
privado desapareció del escenario laboral. Tan distante y ajena quedó la
CTC de los intereses del trabajador que Jiménez plantea acercarse a ellos.

Ese acercamiento pudiera parecer un aporte de Jiménez a la teoría
sindical que podría condensarse en la siguiente tesis: el sindicalismo
no surge de necesidades internas de los trabajadores sino de un agente
externo lleno de buenas intenciones que se acerca a ellos, identifica
sus complejidades y les muestra el camino que deben seguir. Pero como no
se trata de ningún aporte, entonces hay que recordarle a Jiménez algunos
antecedentes del sindicalismo, donde el acercamiento carece de sentido.

Un poco de historia y sus consecuencias

El movimiento sindical, resultado de las contradicciones entre obreros y
patronos, nació en los albores del capitalismo. Los bajos salarios y las
extensas jornadas de trabajo que afectaban a los trabajadores y sus
familias generaron acciones de protestas. Esas acciones comenzaron por
destruir las máquinas, a las que consideraban culpables de su situación,
hasta que comprendieron que la causa de su situación estaba en las
relaciones de producción. A partir de entonces los trabajadores
comenzaron a asociarse para luchar por aumentos salariales y disminuir
la jornada laboral.

Antes y ahora, cuando ese proceso tiene lugar en trabajadores no
sindicalizados, lo que ocurría y ocurre es que el asociacionismo nace al
margen de la Ley o de acuerdo con ella, en dependencia de que el derecho
de libre asociación esté o no refrendado en la legislación. Así
surgieron los diversos tipos de asociaciones sindicales, en el mundo y
también en Cuba, y de ellas emergieron las federaciones y
confederaciones, como la Asociación Internacional de Trabajadores,
creada en Londres en 1864, o la Liga General de los Trabajadores
Cubanos, en 1899.

En Cuba, las primeras manifestaciones del sindicalismo ocurrieron a
partir de 1865 con las huelgas de la industria del tabaco y la fundación
de los primeros periódicos obreros. En 1878, ese movimiento, surgido
ilegalmente, estaba presente en todas las ciudades de importancia hasta
su reconocimiento oficial con la Ley General de Asociaciones de 1888.
Ese sindicalismo, surgido espontáneamente sin necesidad de ningún factor
extra-sindical, sufrió un brusco giro a partir de la subordinación a los
partidos políticos; un fenómeno que tomó fuerza en Cuba a partir de la
influencia de la Revolución de Octubre de 1917, cuyo líder, Vladimir
Ilich Lenin, sostenía la idea de que los sindicatos eran importantes
eslabones y palancas para vincular al Partido con los trabajadores. No
resultó casual que la Confederación Nacional Obrera de Cuba (CNOC) y el
Partido Comunista se fundaran en el mismo año de 1925.

La CNOC desapareció para dar paso a la Confederación de Trabajadores de
Cuba (CTC) en 1939, la que en su V Congreso, celebrado en 1947, sufrió
las contradicciones entre auténticos y comunistas por el control del
movimiento sindical. Pero el golpe definitivo llegó el 22 de enero de
1959, cuando la CTC fue disuelta y sustituida por la CTC-Revolucionaria,
con lo cual se desnaturalizó el sindicalismo. En el X Congreso de
noviembre de 1959 se expresó que "los trabajadores no habían ido al
Congreso a plantear demandas económicas sino a apoyar a la
revolución"[1].Luego, durante el XI Congreso de noviembre de 1961 se
renunció oficialmente a casi todas las conquistas obtenidas por el
movimiento sindical. Así, la combativa CTC quedó bajo control del Estado
y transformada en su brazo auxiliar.

La desnaturalización fue un Golpe a la historia del sindicalismo cubano;
una negación de los principios establecidos desde 1919 por la
Organización Internacional del Trabajo (OIT); del Convenio 87 de esa
institución "sobre la Libertad Sindical", que estipula el derecho que
tiene "toda persona de fundar sindicatos y asociarse en ellos para la
defensa de sus intereses", el cual fue firmado y ratificado por Cuba;
del artículo 69 de la Constitución de 1940, de la Declaración Universal
de los Derechos Humanos de 1948, de la cual Cuba es signataria; de los
pactos internacionales de Derechos Civiles y Políticos y de Derechos
Económicos, Sociales y Culturales aprobados por las Naciones Unidas en
1966, ambos firmados pero no ratificados por el Gobierno de Cuba.

Lo grave del caso cubano es que la desnaturalización está refrendada en
la Constitución vigente, que define al Partido Comunista como "la fuerza
dirigente superior de la sociedad y del Estado". En consecuencia, la
reciente Ley 118 Código del Trabajo en su artículo 13 declara que los
trabajadores tienen "el derecho de asociarse voluntariamente y
constituir organizaciones sindicales, de conformidad con los principios
unitarios fundacionales". Pero resulta que esta Ley, como las demás,
está subordinada a la Constitución que niega ese derecho, por lo que
dicho artículo es pura formalidad.

Para demostrar la desnaturalización basta recordar que en septiembre de
2010 la CTC, sin mencionar los graves problemas de los trabajadores como
es la insuficiencia del salario, apoyó los despidos laborales con un
documento que decía: "Nuestro Estado no puede ni debe continuar
manteniendo empresas, entidades productivas, de servicios y
presupuestadas con plantillas infladas, y pérdidas que lastran la economía."

El título del artículo de Jiménez, "Un trabajador como los demás",
devela la misión encargada a la CTC de impedir que surjan sindicatos
independientes en Cuba, para que los trabajadores privados tengan que
aceptar la condición a que están sometidos los trabajadores estatales.

[1] David Salvador, designado Secretario General

Source: Desnaturalización del sindicalismo cubano | Diario de Cuba -
http://www.diariodecuba.com/cuba/1409641160_10207.html

'Todo bien. Sin problemas', dicen cubanoamericanos al aterrizar en La Habana

NUEVAS MEDIDAS ADUANALES

'Todo bien. Sin problemas', dicen cubanoamericanos al aterrizar en La Habana
AGENCIAS | La Habana | 2 Sep 2014 - 12:34 am.

'La gente venía con unas ideas por la mala propaganda, pero han llegado
aquí y se han encontrado que todo está normal', argumentan las autoridades.

El primer día de las nuevas medidas aduaneras transcurrió con normalidad
y con mensajes de conformismo entre los viajeros que llegaban este lunes
en vuelos a la Isla, un ambiente que contrasta con el clima de malestar
local, informa EFE.

"Todo bien. Sin problemas" era la respuesta más habitual esta mañana
entre los pasajeros que llegaban en los primeros vuelos charter desde
Miami, la mayoría de ellos cubanos residentes en EEUU, que viajan a la
Isla con cierta frecuencia y generalmente cargados de regalos para sus
familiares.

La Habana aplicó nuevas medidas aduaneras que imponen nuevas
restricciones para los viajeros en la entrada de bienes al país, normas
que han sido vistas por muchos ciudadanos como un obstáculo más en la
difícil tarea de adquirir ropa, productos de aseo o electrodomésticos.

Sin embargo, la mayoría de los viajeros expresaba este lunes su
conformismo con las nuevas normas, ya que se mantiene invariable el
límite de peso del equipaje personal que pueden introducir a la Isla, 25
kilogramos libres de impuestos, que se pueden ampliar en 100 kilos más
con el pago en aduana de 1.000 pesos cubanos, unos 50 dólares.

"Vengo con el peso de equipaje permitido y sin ningún problema Allí en
Miami estaban todos encendidos con lo que pensaban que iba a ser; pero
yo no creo que estas medidas afecten para futuros viajes", contó a EFE
Carlos Hernando, cubano de 55 años residente en Miami.

Para Vidal Valdés, otro cubano residente en EEUU, las nuevas medidas
"son lógicas" y responden a la necesidad de Cuba de "defender su mercado
interno como hacen todos los países del mundo" y atajar el problema de
las "mulas", personas que se dedican a "hacer negocio" con productos que
traen del exterior.

Valdés indicó que por una bicicleta que traía de regalo para su nieto
pagó más en Miami que en Cuba. "Por sacarla de Miami tuve que pagar 170
dólares y aquí solo he tenido que pagar 25", dijo.

Por su parte, Silvio Probón, residente en Miami que viaja a Cuba varias
veces al año, cree que las nuevas medidas se ajustan a la realidad y que
imponen límites claros que marcan la diferencia entre el simple viajero
y el que introduce bienes para contrabando.

"Tú sabes que no puedes traer 30 pares de zapatos, pero es que cualquier
persona que sea un trabajador no tiene tantos zapatos", precisó.

'Mala propaganda'

Sin embargo, una de las quejas más extendidas sobre la norma es el
aumento del precio en aduana por aparatos electrónicos, coste que en la
mayoría de los casos se ha encarecido hasta en 100 dólares; de manera
que introducir un televisor de 32 pulgadas cuesta ahora 250 dólares,
cantidad que asciende a 400 o 500 dólares para televisores de mayor tamaño.

"Es la primera vez que traigo un televisor y me han cobrado 500 dólares
en la aduana aquí y 190 allá. Primera y última vez que traigo un
televisor", contaba un pasajero.

"Ahora si vienes con una laptop (ordenador personal) también tienes que
pagar, cuando antes si sólo traías uno se consideraba equipaje personal
y no pagabas", se lamentaba otro viajero Ramón, de 38 años, residente en
Miami desde hace ocho.

También arremetió contra la medida un joven que traía a la Isla un
sistema de alarma para la casa, por el que tuvo que pagar en la aduana
500 dólares, tanto como su precio en la tienda.

"Admito que llegué un poco asustada (por las medidas), pero no tuve
ningún problema", declaró a la AFP Aida Capote, una cubana de 73 años
que llegó este lunes a la terminal No.2 del aeropuerto internacional de
La Habana, cargada de regalos para su familia, después de un mes de
vacaciones en Miami.

A pesar de estas quejas, el clima más generalizado fue de normalidad, un
mensaje que también trasladaron los trabajadores del aeropuerto y de la
aduana.

"Todo ha transcurrido con la normalidad habitual. Esta medida no va a
afectar en el día a día. La gente venía de allá con unas ideas por la
mala propaganda, pero han llegado aquí y se han encontrado que todo está
normal. El cambio de la ley no ha sido tan significativo", señaló Luis
González, segundo jefe de la terminal 2, a la que llegan los vuelos
procedentes de EEUU.

El funcionario de la aduana, Carlos Ruiz, lanzaba el mismo mensaje al
asegurar que "todo fluye con normalidad, sin dificultades".

Source: 'Todo bien. Sin problemas', dicen cubanoamericanos al aterrizar
en La Habana | Diario de Cuba -
http://www.diariodecuba.com/cuba/1409610872_10206.html

lunes, 1 de septiembre de 2014

Escasez y palabrería en Cuba

Publicado el lunes, 09.01.14

ALEJANDRO ARMENGOL: Escasez y palabrería en Cuba

No hay colonia, talco y máquinas de afeitar en las tienas cubanas.
Tampoco hubo desodorante y papel sanitario durante los primeros meses
del año. Entre pretextos y cifras de escasez transita la realidad cubana.

Los anaqueles sin estos productos no se encuentran en los
establecimientos a los que acuden los cubanos a comprar con pesos. Son
"tiendas recaudadoras de divisas". Y quien brinda la información no es
un periodista independiente, ni alguien que pueda resultar sospechoso a
los ojos del régimen. La noticia aparece en Granma, el órgano oficial
del Partido Comunista.

Hay también un enigma: cómo se sostiene un gobierno y un país donde
faltan los más elementales productos de higiene personal.

Más allá de la represión imperante, la respuesta está en Miami, esa
fuente imperecedera de artículos para quienes viven en Cuba.

Vale la pena detenerse en ese ejercicio que con cierta frecuencia ha
comenzado a desarrollar la prensa oficial cubana: hablar a las claras de
un problema y al mismo tiempo ofrecer explicaciones inverosímiles.

"Según Geanny Bello Campo, director general de la Unión Suchel, el año
2013 fue muy complejo para la industria ligera, por la poca
disponibilidad de financiamiento para cumplir algunos renglones
concebidos en el último trimestre", señala Granma.

Aquí la palabra "complejo" tiene un uso encubridor. Lo que el
funcionario no se atreve a decir es que la producción se vino al suelo
porque no hay dinero (divisas) para comprar las materias primas
necesarias; sin contar con la baja productividad y eficiencia de las
fábricas, que ni se menciona pero se intuye.

"Teniendo en cuenta estos números, resulta difícil predecir alguna
recuperación para este semestre. No obstante, el plan del 2015 contempla
—a juicio de Bello Campo— incrementos significativos", agrega Granma.

Es decir, que el funcionario afirma que no hay, pero "habrá". Las
razones para el entusiasmo panglossiano quedan fueran del razonamiento
del diario cubano, pero es indudable que esa fe en el avance no tiene un
origen metafísico. Es simplemente aferrarse a una tabla de salvación
antes que le exijan la renuncia, para poner a otro que tampoco podrá
resolver nada.

Puede parecer monótona esta repetición de que en Cuba no hay. Cosa
sabida. Aunque es precisamente esa falta perenne la que justifica el
nombrarla: sin talco no hay país. Ni colonia tampoco.

Porque a los ojos de Miami, la cuestión es muy simple: en tiendas
conocidas como Flogar, el Bazar Inglés, La Época y otras similares uno
no encuentra ni champú, ni crema de afeitar ni un protector solar,
aunque se cuente con pesos convertibles (CUC) para comprarlos. Al cubano
solo le queda pensar en ¡Ño, qué barato!, El Dollarazo y Valsan en
Miami, y en el providencial pariente generoso que vive en el exilio.

Lo que evidencia el reportaje de Granma es que tanto el gobierno como
quienes viven en la isla están presos en una especie de Catch-22, en que
se da preferencia a la producción nacional porque no hay dinero para
importaciones, pero donde al mismo tiempo esta producción queda muy por
debajo de lo esencial, precisamente porque tampoco hay dinero para la
compra de los materiales imprescindible para… producir.

Por lo tanto, en lugar de soluciones, lo más que pueden brindar los
funcionarios es resignación y advertencia, porque las cosas podrían ser
aun peor.

En la tienda "La Popular, del Cerro, saltó a la vista la escasez de
productos de limpieza como desengrasantes, desincrustantes, salfumán y
lejías de cloro. Estos últimos, dijo el administrador Raúl Santiesteban,
no formaban parte de sus inventarios hacía alrededor de 3 meses. No
obstante reconoció la 'estabilidad' del jabón de lavar y tocador, el
detergente líquido, etc.", señala Granma.

Así que si usted necesita salfumán o lejía y no los encuentra, piense
que todavía puede bañarse y lavar la ropa.

Más allá de las justificaciones, hay un hecho que destaca Granma: el
"desabastecimiento de ciertos productos de aseo y limpieza
comercializados en la red de tiendas recaudadoras de divisas y los
mercados artesanales industriales (MAI) se ha convertido en un fenómeno
cíclico".

Pero un momento, ¿no enseñaba el marxismo que las crisis cíclicas eran
un fenómeno típico del capitalismo? Ahora resulta que el hecho de que un
producto falte y vuelva a faltar es también típico del "socialismo a la
cubana". Y en cierto sentido esa declaración podría entenderse no como
un mal sino como un alivio: no falta siempre, falta a veces.

Por supuesto que esta inestabilidad alimenta la especulación y el
mercado negro, pero de eso no habla Granma. En cualquier caso habría que
"agradecerle" al periódico que ya no se limite a mentir u omitir como
antes. Sólo que esa verdad a medias encierra también lo que en la
actualidad es la única esperanza del cubano. No importa si habrá o no en
el 2015. El año que viene, en Miami.


Source: ALEJANDRO ARMENGOL: Escasez y palabrería en Cuba - Columnas de
Opinión sobre Cuba - ElNuevoHerald.com -
http://www.elnuevoherald.com/2014/09/01/1831225/alejandro-armengol-escasez-y-palabreria.html

Cuba registra descenso de visitantes en junio y julio

Cuba registra descenso de visitantes en junio y julio
01 SEPTIEMBRE, 2014 - 08:45

Los meses de junio y julio han evidenciado una tendencia a la
desaceleración en el arribo de visitantes a Cuba, según cifras hechas
públicas por la Oficina Nacional de Estadísticas e Información (ONEI).
En el mes de junio la Isla recibió unos 1,500 turistas menos que en
2013, representando una caída de más de 1% con respecto a igual fecha
del año anterior. Datos publicados hoy por la ONEI mostraron la misma
tendencia para el mes de julio, cuando la cantidad de arribos ha caído
nuevamente. El pasado julio llegaron al destino caribeño 211.456
turistas, unos 1.055 menos que en ese mes del año pasado, lo cual
representa una contracción del 0,5 %.
Aunque de manera global las llegadas crecen un 3.4% en los primeros
siete meses del 2014, es improbable que se consigan las cifras
programadas por el Ministerio de Turismo, que aspiraban a tres millones
de visitantes para 2014. Canadá, Alemania, Inglaterra, Italia y Francia
se mantienen como los principales mercados emisores a Cuba, donde el
turismo es uno de los sectores más dinámicos de la economía.

Aumentan las llegadas de canadienses
Durante el mes de julio llegaron a Cuba más de 57.000 turistas
canadienses, para un crecimiento de 2,2% en relación con igual etapa del
pasado año, informó la ONEI. Según esa fuente, dentro de la relación de
18 naciones que más practican el turismo hacia nuestro país, 14
sobrepasaron en julio la cantidad prevista de visitantes, resaltando los
más de 6.000 en la modalidad de cruceros.
España, Italia, Francia, Alemania, Venezuela, Rusia y Holanda son las
naciones que incrementaron el número de visitantes a Cuba, a las que se
suman Chile, Perú, Suiza, Brasil, Bélgica, China y Canadá, quedando por
debajo Reino Unido, México, Argentina, y Colombia. Cuba ya ha
sobrepasado los 2 millones de turistas recibidos en lo que va de año, un
sector de vital importancia para la economía nacional.
Sin embargo, ese aumento del 2,2% en el mes de julio, contrasta con el
decrecimiento de un 1% en el pasado mes de junio.

Source: Cuba registra descenso de visitantes en junio y julio | Turismo
y Economía -
http://www.hosteltur.com/170620_cuba-registra-descenso-visitantes-junio-julio.html

Cuáles son las nuevas restricciones para ingresar productos a Cuba?

¿Cuáles son las nuevas restricciones para ingresar productos a Cuba?
Redacción
BBC Mundo

Las nuevas medidas entran en vigor el 1 de septiembre.
El gobierno de Cuba comienza a aplicar este lunes nuevas reglas de
aduanas con las que se limitará la cantidad de bienes que los pasajeros
que llegan a la isla pueden introducir en el país.
Productos valorados en al menos US$2.000 millones llegan cada año a Cuba
en el equipaje de los pasajeros desde que hace cinco años se retiraran
las restricciones de viajes aéreos.
Contenido relacionado
"El cambio" es bueno, aunque empiece con minúsculas
¿Sin viajes a Cuba por una traba bancaria?
Cuba, donde puede ser más fácil encontrar perdiz que papel higiénico
La regulación ha recibido críticas de los cubanos que consideran que es
una forma de ahogar una de sus pocas fuentes de bienes de consumo de
alta calidad.
Sin embargo, el gobierno asegura que las medidas tienen como objetivo
hacer frente a las "mulas" profesionales.
El gobierno dividió los bienes en 15 categorías distintas:
Comestibles, bebidas, tabacos y cigarros
Cosméticos, perfumería y artículos de limpieza
Productos fotográficos y cinematográficos
Pinturas, barnices y artículos de ferretería
Confecciones
Canastilla (productos para el bebé)
Lencería
Útiles para el hogar
Efectos electrodomésticos, informática y comunicaciones
Joyería
Mobiliarios
Partes y accesorios para vehículos automotores
Juguetes y artículos deportivos y de recreo
Materiales de construcción
Herramientas
Algunos de los ejemplos de la cantidad de mercadería que se podrá
ingresar son:
3 litros de miel
3 kilos de especias
20 cigarrillos
10 perfumes
30 cuchillas para máquina de afeitar
5 esmaltes de uñas
24 uñas postizas
30 jabones
2 cámaras de video
30 velas
5 sombrillas o paraguas
1 tanque de agua
10 vestidos
2 pares de guantes
20 aceites y artículos de tocador y aseo para bebé
4 almohadas
2 termos
2 docenas de perchas
1 torre de computadora
2 balsas y salvavidas
1 juego de herramientas de mano
clic Lea la lista completa de productos
Cintas de equipaje repletas de productos
Los corresponsales dicen que las cintas de equipaje en el aeropuerto de
La Habana parecen transportar las mercancías de un almacén de supermercado.
La lista de nuevas restricciones es detallada. Por ejemplo, a partir de
ahora los cubanos sólo podrán introducir en la isla 10 kilos de
detergente en lugar de 44, y sólo 24 sostenes en lugar de 48.
Pero se permite llevar cuatro llantas de automóvil y dos televisiones de
pantalla de plasma.
Muchos cubanos vuelan a Estados Unidos y Europa y regresan a las isla
con equipajes que desbordan productos que en Cuba son escasos, de mala
calidad o muy caros.
Protestas en la red
Las quejas no se han hecho esperar.
"Muy lejos de proteger la economía, estas medidas sólo causarán
perjuicios y la única protección que traerán es para las tiendas
monpolizadas por el gobierno", protestaba un lector en la edición
digital del diario oficialista Granma.
"¿Dónde se supone que tenemos que comprar sin obstáculos bombas para
autos, herramientas para el motor, prendas de ropa que no hayan estado
colgadas de una percha durante meses porque nadie las quiere comprar?".
Roberto Rodriquez, otro cubano, opinó: "Estas medidas pondrán el freno y
ahogarán una economía dinámica sólo para favorecer a las tiendas estatales".
Pero el gobierno ha ofrecido ejemplos de "mulas prolíficas" como un
pasajero que, supuestamente, introdujo 41 monitores de computadora y 66
televisores en un año.
Este negocio es una de las fuentes de ingresos más importantes para la
población cubana, señala Emilio Morales, de Havana Consulting Group, una
consultoría privada con sede en Florida, Estados Unidos.
Morales advirtió que, con la bajada de reservas extranjeras, el gobierno
está desesperado por reducir el flujo de bienes y añadió que las
autoridades pretenden que los familiares que están en el extranjero
envíen remesas que son objeto de altas tarifas gubernamentales.

Source: ¿Cuáles son las nuevas restricciones para ingresar productos a
Cuba? - BBC Mundo - Última Hora -
http://www.bbc.co.uk/mundo/ultimas_noticias/2014/08/140831_ultnot_restricciones_bienes_en_cuba_bd.shtml

Cuba aplicará polémicos cambios aduaneros

Publicado el lunes, 09.01.14

Cuba aplicará polémicos cambios aduaneros
SARA GOMEZ ARMAS
EFE

LA HABANA -- Las nuevas medidas aduaneras que restringen a los viajeros
el ingreso de bienes a Cuba entran este lunes en vigor, en medio de un
profundo malestar entre los cubanos de la isla, que lo ven como un
obstáculo más en la difícil tarea de adquirir artículos como ropa,
productos de aseo o electrodomésticos.

Se trata de una de las medidas del gobierno de Raúl Castro más polémicas
y contestadas de los últimos años, que ha levantado una polvareda de
críticas incluso desde la propia prensa oficial, que en la última semana
ha dedicado numerosos artículos al asunto, al considerar esta norma
desproporcionada y alejada de la realidad.

Algunos de estos medios opinan que los cambios aduaneros no atajan el
problema de raíz, que es el desabastecimiento de productos básicos de
alimentación e higiene, ropa o aparatos electrónicos, así como su
elevado precio en las tiendas estatales, cuya finalidad es recaudar
divisas, por lo que venden en CUC, equivalente al dólar y que se cambia
por 24 pesos cubanos (CUP).

En Cuba rige el sistema de doble moneda, donde el CUC es la divisa
fuerte en la que se vende buena parte de los productos y servicios de la
isla, mientras que la mayor parte de los cubanos recibe su salario en CUP.

La Aduana General de la República ha tratado de salir al paso de las
críticas y defiende que aquellos que entren y salgan de la isla sin
propósitos comerciales apenas sufrirán cambios en sus límites de
equipaje, ya que el objetivo de las medidas es proteger el mercado
nacional y frenar las importaciones ilícitas.

La decisión pasa por los intentos del gobierno de eliminar el negocio de
"mulas", principalmente provenientes de Miami (EEUU) o países
latinoamericanos, que alimentan el vasto mercado negro que existe en la
isla, frente a las carencias de la red minorista que controla el Estado.

La vicejefa de la aduana Idalmis Rosales defendió en el diario oficial
Granma la pertinencia de estas medidas para evitar que "determinadas
personas empleen los márgenes de importación no comercial no
establecidos hasta ahora, con el propósito de ingresar al país altos
volúmenes de mercancías destinadas a la comercialización y el lucro".

Cuando el gobierno decidió en el 2010 ampliar el sector privado, ese
"tráfico" aumentó y durante meses muchos negocios de los llamados
"cuentapropistas" vendieron abiertamente en la isla y con la tolerancia
de las autoridades productos importados por esa vía (ropa, accesorios,
móviles), hasta que en el 2013 ese tipo de comercio fue prohibido y pasó
a la ilegalidad.

En resumen, se mantiene que cualquier pasajero tendrá derecho a viajar a
la isla con 25 kilogramos de equipaje personal (ropa, calzado,
perfumería) libres de aduana, pero podrá llevar hasta 100 kilogramos más
de artículos variados, por los que pagaría 1,000 pesos de los derechos
de importación.

Lo que se modifica a partir de este lunes es el valor en aduana de
productos no considerados "miscelánea", como electrodomésticos o
aparatos electrónicos, así como la cantidad de artículos que se podrá
introducir.

Por ejemplo, en el caso de confecciones, de los 40 pantalones de hombre
que antes podían traerse y otros tantos de mujer, a partir de este lunes
serán solo 10 para cada género.

En cuanto a los televisores, uno de los electrodomésticos que más
importan los cubanos, el costo en aduana por introducir, por ejemplo, un
equipo led de 32 pulgadas pasará de 150 a 250 pesos.

Los cambios que se introducen a partir de hoy mantienen invariable otra
de las medidas que más molestaban a los cubanos, ya que éstos pagan los
derechos de aduana en pesos cubanos sólo en su primer viaje del año,
mientras que en otras salidas tendrán que pagar la misma cantidad, pero
en CUC, lo que multiplica considerablemente el costo en aduana.

En medio de esta ola de malestar, las autoridades han distribuido un
folleto para explicar el "mínimo impacto" de estas medidas para aquellos
que viajen sin propósitos comerciales, aunque muchos consideran que las
más perjudicadas son las familias con miembros fuera de Cuba que acuden
a la isla periódicamente cargados con regalos.

Source: Cuba aplicará polémicos cambios aduaneros - Cuba -
ElNuevoHerald.com -
http://www.elnuevoherald.com/2014/09/01/1832519/cuba-aplicara-el-lunes-polemicos.html

El gobierno regresa al monopolio

El gobierno regresa al monopolio
Los aviones de pasajeros ya no vendrán cargados de mercancías. Se limita
el envío de paquetes.
lunes, septiembre 1, 2014 | Osmar Laffita Rojas |

LA HABANA, Cuba. — A partir de hoy, entran en vigor las resoluciones
206, 207 y 208 de la Aduana General de la República y la 300 del
Ministerio de Finanzas y Precios. Su único propósito es limitar que los
viajeros traigan productos desde el exterior para obligar a los cubanos
a comprar en las desabastecidas y caras tiendas controladas por los
militares. La normative afecta también a los envíos de paquetes desde el
exterior.

El Grupo de Administración Empresarial (GAESA) perteneciente a las
Fuerzas Armadas Revolucionarias, que dirige, controla y administra todo
el comercio mayorista en dólares en Cuba, no podía permitir que su
negocio sucumbiera ante la imparable competencia que le hacían los
pequeños negocios privados dedicados a la venta de productos importados.

Apertura y cierre

La flexibilización de la actividad privada en Cuba empezó a
materializarse con las resoluciones No. 32 de 7 octubre de 2010 y la 33
de 6 de septiembre de 2011 del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social
respectivamente (MTSS).

La resolución 32 autorizó el desempeño de 83 actividades. Luego, la 33
las amplió a 181. En ambas resoluciones aparecía la actividad de modista
o sastre. Los que poseían dicha licencia la emplearon para justificar la
venta de confecciones textiles, calzado y miscelánea importada.

Este negocio floreció en todas las ciudades y pueblos de Cuba. En los
portales de las casas, en áreas públicas y locales arrendados por las
autoridades municipales que fueron remodelados y convertidos en
boutiques y pequeñas tiendas, se vendían la más diversa gama de
productos comprados en Miami, Quito, Panamá, La Paz y México

Las regulaciones aduaneras permitían la importación no comercial de
hasta 100 libras de mercancía. Esto dio lugar al trasiego hacia Cuba de
artículos de gran demanda entre la población. Principalmente los jóvenes
dejaron de acudir a las Tiendas de Recuperación de Divisas (TRD), porque
en ellas no encontraban ropa a la moda. En cambio, si la encontraban en
los pequeños negocios privados.

En muchos de estos establecimientos privados, los clientes encargaban el
producto que necesitaban y el dueño les garantizaba que en una semana
podían venir a recogerlo. Esto ocurría con la ropa, el calzado,
herrajes, teléfonos móviles, cosméticos y bisutería en general. Un año
después de la entrada en vigencia de la Resolución No. 33, más de 90 mil
personas, entre dueños y trabajadores contratados, estaban involucradas
en la venta de productos importados.

Adiós a las mulas

Las personas que se ocupaban de traer esa mercancía eran cubanos que se
desempeñaban como "mulas". Luego se incorporaron a este lucrativo
negocio, los "cubañoles" (cubanos con nacionalidad española recién
adquirida). Se les contrataba para realizar compras en el exterior. Esta
labor algunos la realizaban hasta dos y tres veces en el mes.

La Terminal 2 del Aeropuerto Internacional "José Martí", de La Habana,
más que una terminal de pasajeros parecía una transitoria de carga por
los altos volúmenes de mercancías que declaraban los pasajeros
procedentes principalmente de Estados Unidos. Los aviones de pasajeros
que venían de Miami, se convirtieron en aviones mercantes.

La oferta de los miles de pequeños negocios particulares que existían en
toda Cuba, provocó la estrepitosa caída en las ventas de las TRD y el
crecimiento de los inventarios en sus almacenes. El gobierno no podía
permitirlo.

El negocio privado

La actividad privada no es prioridad del gobierno cubano. El 26 de
septiembre de 2013 entró en vigor la Resolución No. 42, que amplió a 201
las actividades que se podían ejercer, pero dejó claro que a aquellos
con licencia de modista o sastre, se les prohibía la comercialización de
ropas de fabricación industrial o importada.

Como los inventarios en poder de los dueños de los pequeños negocios
dedicados a la venta de productos importados eran bastante voluminosos,
el gobierno les concedió un periodo de gracia para que pudieran vender
hasta el 31 de diciembre de 2013. De esa fecha en adelante se prohibió
este negocio.

Con esta acción legal contra los pequeños empresarios privados y los que
laboraban como trabajadores contratados, quedo claro que al gobierno le
importaba un comino que miles de personas quedaran sin empleo.

Las visitadoras a domicilio

Todo parecía indicar que la venta de artículos importados había llegado
a su fin. Pero el negocio continuó, aunque de manera encubierta. Surgió
la figura de las visitadoras, que vendían a domicilio, los encargos de
sus clientes.

La Terminal 2 del aeropuerto de La Habana, continuó como centro de
recepción de carga y los aviones mercantes realizaban ente 10 y 12
vuelos diarios de Miami y Tampa con destino a Cuba.

En el 2013, el valor de las mercancías importadas, principalmente de
Estados Unidos, ascendió a 3 506 millones de dólares.

Como las tiendas del estado siguen sin poder competir con los vendedores
privados, el gobierno decidió cortar por lo sano y para complacer una
vez más a los militares del GAESA, puso en vigor las resoluciones 206,
207 y 208 de la Aduana General de la República y la 300 del Ministerio
de Finanzas y Precios.

Como el gobierno es incapaz de competir recurre nuevamente al monopolio,
lo único que siempre ha sabido hacer. Los aviones de pasajeros con
destino a Cuba ya no vendrán cargados de mercancías.

origenesmadiba@gmail.com

Source: El gobierno regresa al monopolio | Cubanet -
http://www.cubanet.org/destacados/el-gobierno-regresa-al-monopolio/